La Segunda Guerra Mundial fue el escenario de algunos de los actos más crueles de los que la humanidad ha sido testigo. En el marco de este conflicto bélico, millones de personas perdieron la vida de la forma más macabra que se puede imaginar. Uno de los protagonistas de esta crueldad desmedida fue el Doctor Josef Mengele, apodado el “Ángel de la Muerte”.

Josef Mengele fue uno de los más grandes criminales de la guerra nazi. Con sus macabros experimentos realizados con los prisioneros de los campos de concentración alemanes, se ganó el mencionado apodo. Lo peor de todo es que al final, logró salirse con la suya; luego de la guerra huyó, nunca fue juzgado y murió en una playa en Brasil.

Rory Kennedy dirigirá el documental sobre los refugiados para AR Content

¿Quién fue Josef Mengele?

Este era el rostro del conocido Ángel de la Muerte

Josef Mengele nació el 16 de marzo de 1911, en Baviera. A lo largo de su vida, obtuvo el título tanto de Médico como de Antropólogo y, durante la Segunda Guerra Mundial, fungió como oficial alemán de las Schutzstaffel (SS), una organización política, militar, policial, penitenciaria y de seguridad al servicio del partido nazi, de manos del mismísimo Adolf Hitler.

Mengele obtuvo su doctorado en Antropología y Medicina en l Universidad de Múnich y en 1937 se afilió al partido nazi; un año más tarde, se afiliaría a las SS. En un principio, fue asignado como oficial médico de batallón, sin embargo, a comienzos de 1973 sería transferido al servicio de campos de concentración, asentándose en Auschwitz.

En ese lugar se dedicó a realizar una infinidad de crueles experimentos con los prisioneros, especialmente en el campo de la genética. Allí, se encargaba principalmente de seleccionar las víctimas que serían ejecutadas en las cámaras de gas. En realidad, Mengele no tenía obligación alguna de participar en esta actividad.

No obstante, la selección de prisioneros que serían destinados a morir era una actividad que encontraba satisfactoria. Contrario a otros médicos del equipo, que consideraban que la tarea era estresante y horrible, Mengele cumplía su labor sin mayores dificultades; la mayoría de las veces lo hacía hasta sonriendo o silbando una melodía.

Esto le permitía encontrar sujetos para sus macabros experimentos. Su principal interés giraba en torno a los gemelos. Sin embargo, a pesar de que es mayormente conocido por sus experimentos sobre genética, tal como veremos a continuación, fue capaz de diseñar los más crueles experimentos sobre diversos temas, ignorando el bienestar de las personas que fueron sometidos a ello.

Así fue como Mengele se ganó el apodo de “El Ángel de la Muerte”

Mengele fue conocido por sus crueles experimentos con prisioneros de los campos de concentración nazis.

El campo de concentración de Auschwitz fue uno de los campos de concentración donde se cometieron los crímenes más cruentos contra la humanidad. Este campo era una enorme cárcel de varios kilómetros de extensión, protegida por alambres de púas, donde se encontraban cinco crematorios y varias cámaras de gas.

En total, albergaba 14.000 prisioneros. Allí, el Doctor Josef Mengele se dedicó a experimentar cruelmente con seres humanos. Desde su llegada, Mengele se destacó por su falta de humanidad. De hecho, solicitó la construcción de un laboratorio propio a fin de llevar a cabo sus experimentos. El primer paso era seleccionar qué prisioneros morirían y cuales se dedicarían a trabajos pesados que, por lo general, terminaban ocasionándoles la muerte.

Mengele estaba en primera fila en este proceso de selección; su objetivo principal era buscar sujetos para realizar sus experimentos; especialmente gemelos, pues deseaba usar la genética para producir partos múltiples de niños de raza aria. Sin embargo, esto no sería lo único por lo que se conocería al Ángel de la Muerte.

Estos fueron los experimentos más macabros de Josef Mengele

El Doctor Mengele en uno de sus experimentos.

Además de usar sin escrúpulos muestras de tejido de las personas fallecidas en el campo de concentración, entre algunos de sus experimentos más macabros, el Doctor Mengele inyectaba una variedad de peligrosas sustancias químicas a las personas con el objetivo de cambiar el color de sus ojos. La idea era lograr que tuvieran ojos azules, rasgo típico de la raza aria.

En la misma línea, estaba interesado por los siameses. Por tanto, en una oportunidad, cosió a dos niños por la espalda a fin de evaluar su progreso. Lógicamente, ambos niños murieron luego de que sus heridas se infectaran tras el procedimiento.

También, en vista de la obsesión de los nazis respecto a la raza aria, se llevaron experimentos a fin de hacer que esta fuese la raza predominante en el planeta. Esto motivó a Mengele a ejecutar métodos de esterilización en mujeres, sumamente dolorosos, que no en pocas oportunidades produjeron un desenlace fatal.

Otro de los intereses nazis eran las armas biológicas; de esta manera, el Mengele fue conocido por exponer a varios prisioneros a peligrosos gérmenes, responsables de enfermedades mortales, como la tuberculosis, a fin de estudiar sus efectos y la posibilidad de ser usados como armas de guerra.

Uno de los temas de mayor interés para Mengele era la genética. En atención a esto, realizaba transfusiones sanguíneas entre gemelos, con el fin de determinar si este era un procedimiento factible. Sin embargo, esto le ocasionó la muerte a la mayoría de las personas que fueron sometidos a ello. Asimismo, obligaba a hermanos a mantener relaciones sexuales para después evaluar la calidad de los hijos resultantes de esta práctica incestuosa.

También, realizaba operaciones de cambio de sexo en niños, especialmente entre gemelos. Esto con el objetivo de comprender las reacciones físicas y psicológicas de las personas ante el cambio de sexo.

Incluso, en una oportunidad, obligó a una madre de un bebe recién nacido a cortarse los pezones a fin de determinar cuánto tiempo lograba vivir un recién nacido sin alimentarse. Finalmente, otro de sus experimentos consistía en separar a los gemelos y encerrarlos, con el objetivo de ver cual lograba soportar durante una mayor cantidad de tiempo la soledad y las horribles condiciones de vida a las que eran sometidos.

¿Qué fue de la vida de Mengele luego de la Segunda Guerra Mundial?

Mengele, en el centro, posa con otros oficiales de la Alemania nazi.

Durante la mayor parte de la Segunda Guerra Mundial, Josef Mengele trabajó a sus anchas en crueles experimentos que le costaron la vida a muchas personas. Sin embargo, cuando Alemania perdió la guerra, al Ángel de la Muerte no le quedó de otra más que escapar.

Para ello, se disfrazó de oficial del ejército regular alemán y pudo escapar. Si bien fue detenido en algún momento por los aliados, no fue identificado como el criminal de guerra que era y huyó. Así, bajo el nombre falso de Fritz Hollmann, Mengele se asentó durante tres años en una granja cerca de Múnich.

Posteriormente, en 1948, agentes argentinos le contactaron, dándole por nombre Helmut Gregor. De esta manera, en 1949 se fue de Alemania, llegando a Argentina, lugar de refugio de los nazis en aquella época. En la nación sudamericana, consiguió trabajó en una fábrica llamada Orbis, cuya propiedad recaía en un empresario de orígenes alemán y argentino. Además, trabajaba la Medicina de forma clandestina.

Así, estableció una vida cómoda y segura en argentina, trabajando y recibiendo ayudas económicas de su padre. Incluso, llego a reunirse con Juan Domingo Perón, presidente de la nación para aquella época, quien conocía de primera mano la verdadera identidad de Josef Mengele.

Sin embargo, a pesar de las comodidades, era consciente de que era uno de los criminales de guerra más buscados en el mundo. De esta forma, entre 1950 y 1960, el peligro se acrecentó. El gobierno argentino que le había dado seguridad fue derrocado y cada vez eran más frecuentes las noticias de criminales nazis que habían sido atrapados por las redes de inteligencia Israelíes.

En vista de esto, Mengele sintió nuevamente la necesidad de huir. Primero fue hasta Paraguay, para terminar sus días en Brasil. Allí se asentó ocultando su identidad con distintos alias. En este caso, para evitar ser descubierto, prefería zonas rurales, donde trabajaba en granjas, manteniendo un bajo perfil.

Al respecto, existe un mito de que Mengele construyó un laboratorio en la selva, donde continuó sus planes de refinar la raza aria. De hecho, se le acredita que gracias a sus experimentos en Brasil, logró que un pueblo llamado Cándido Godoi fuese conocido por su exorbitante tasa de nacimientos de gemelos.

¿Por qué Groenlandia es atractiva para los Estados Unidos?

De acuerdo a datos oficiales, el 35% de los nacimientos en esta localidad son de gemelos; curiosamente, la gran mayoría rubios y de ojos azules. Esto, según la leyenda, se debe a los experimentos de Mengele. No obstante, investigaciones posteriores determinaron que este fenómeno ocurría incluso antes de la llegada de Mengele a Brasil; por lo que se le atribuyen causas genéticas, descartando la intervención nazi.

Finalmente, Josef Mengele muere en el año de 1979, mientras nadaba en una playa brasileña. Fue enterrado usando un nombre falso hasta que, en 1985, un equipo de forenses determinó que efectivamente estos eran los restos del Ángel de la Muerte. Posteriormente, otras pruebas de ADN confirmarían estas conclusiones.

Así fue como, Josef Mengele, luego de los más cruentos experimentos de los que la humanidad ha sido testigo, fue capaz de eludir la responsabilidad de sus actos, llegando a ser uno de los criminales nazis más buscado en la faz del planeta. De esta forma, el Doctor Mengele pasará a los libros de historia por la eternidad como el protagonista de experimentos macabros con prisioneros indefensos y como el nazi que logró escapar de la justicia.

Referencias:

  1. Nazi Experiments as Viewed by a Survivor of Mengele’s Experiments. https://doi.org/10.1007/978-1-4612-0413-8_1
  2. Mengele Medicus: Medicine’s Nazi Heritage. https://doi.org/10.2190/B7UY-N2UM-6R4G-XPCF
  3. Genetics of susceptibility to tuberculosis: Mengele’s experiments in Auschwitz. https://doi.org/10.1038/35084588
  4. Identification of the skeletal remains of josef mengele by DNA analysis. https://doi.org/10.1016/0379-0738(92)90148-P

Más en TekCrispy