La segunda institución bancaria más importante de Japón, el banco Mizuho, planea lanzar su propia stablecoin en marzo del próximo año.

Así lo informó el Asian Nikkei Review. El banco Mizuho, está preparando actualmente la infraestructura para lanzar el criptoactivo vinculado 1:1 al Yen japonés. Esta stablecoin está pensada para facilitar la realización de pagos sin efectivo con transferencias sin cargo entre sus usuarios. También esperan mejorar los servicios de remesas.

Con este servicio, Mizuho planea competir de tú a tú con las compañías de tarjetas de crédito locales. Esto ayudará aún más a promover más pagos digitales en el país mientras avanza hacia una sociedad sin efectivo.

Mizuho también está hablando con otros 60 bancos regionales para colaborar y respaldar la liquidez de la criptomoneda. Este proyecto fue ideado por el entonces CEO de Mizuho Group, Yasuhiro Sato en el 2017. Inicialmente lo denominó proyecto “J-Coin”.

Para hacer uso del criptoactivo, los usuarios tendrán que descargar una aplicación desarrollada por el banco en su teléfono inteligente. La cual permite realizar los pagos utilizando códigos QR. A las tiendas minoristas que acepten la criptomoneda como forma de pago no se les cobrarán tarifas por depositar los fondos en sus cuentas bancarias corporativas, que realizarían de inmediato.

En el futuro, la estrategia de Mizuho también implica el uso de la criptomoneda para pagar a sus empleados. Asimismo, se unirá a la enorme plataforma de pagos en línea de China, Alipay, que permite también pagos mediante códigos QR. Esto también permitirá a los extranjeros realizar pagos fácilmente en Japón.

Y es que el ojbjetivo del gobierno japonés es que, para antes de los Juegos Olímpicos de Tokio de 2020, Japón sea el líder mundial de pagos digitales. En este sentido, el gobierno  ha introducido subsidios y exenciones fiscales para alentar a las empresas a desarrollar y aceptar este método de pago.