Desde que el ser humano sintiera curiosidad por comprender el funcionamiento de su propio cuerpo, hace miles de años, son muchos los descubrimientos interesantes que se han realizado en el campo de la Medicina. Dicho esto, pudiese pensarse que para el año 2018, ya no es mucho lo que se pudiera descubrir del cuerpo humano.

Sin embargo, nuestro propio organismo no ha dejado de ser un campo fértil de interesantes descubrimientos. En este sentido, gracias a la gran complejidad del cuerpo humano, incluso en la actualidad, se siguen aprendiendo cosas sobre su funcionamiento.

Esta gran base de datos genética arroja pistas sobre el origen de enfermedades raras

Así, tal como veremos a continuación, son muchas las cosas que hemos aprendido sobre nuestro cuerpo durante el 2018; desde un órgano nuevo, hasta la presencia de bacterias en el cerebro, te presentamos 10 increíbles descubrimientos del cuerpo humano realizados en el 2018.

El descubrimiento del intersticio

El intersticio es una red de espacios llenos de líquido entre los tejidos.

Dados los avances en el campo de la anatomía humana, es difícil pensar que en la actualidad pueda descubrirse un órgano totalmente desconocido hasta la fecha. Sin embargo, a inicios del 2018, investigadores de Nueva York y Filadelfia descubrieron un órgano nuevo.

Este órgano, llamado intersticio, se trata de una red de espacios llenos de líquido entre los tejidos. Específicamente, el intersticio se encuentra entre los tejidos conectivos de todo el cuerpo humano. Esto incluye la piel, el tracto digestivo, los músculos, entre otros.

Al respecto, los investigadores plantean que es posible que este órgano no haya sido descubierto antes debido a carencias tecnológicas. Sin embargo, ahora se tienen pistas sobre su existencia.

Por el momento, el intersticio se considera un órgano no oficial y se han planteado nuevas investigaciones antes de otorgarle dicha categorización. No obstante, todo parece indicar que esta parte del cuerpo cumple importantes funciones.

Los padres también pueden transmitir ADN mitocondrial

Tradicionalmente se planteaba que las personas heredan su ADN mitocondrial de sus madres. Sin embargo, recientemente, un equipo de investigadores descubrió que existen personas con ADN mitocondrial proveniente de sus padres.

De hecho, se descubrió que 17 personas pertenecientes a tres grupos familiares distintos habían heredado ADN mitocondrial de ambos padres. Aún más, estos resultados fueron reafirmados por dos laboratorios independientes. Sin embargo, aún queda mucho por demostrar.

Por ahora, de demostrarse que esto es cierto, sería necesario cambiar el abordaje respecto al tema de la herencia de este tipo de ADN. Adicionalmente, este descubrimiento podría inspirar el desarrollo de mecanismos preventivos de enfermedades mitocondriales.

Microbioma cerebral

Investigadores descubrieron bacterias alojadas en muestras de tejido cerebral humano que sugieren la existencia de un microbioma cerebral.

Todos sabemos que una buena parte de los tejidos humanos albergan comunidades bacterianas que son indispensables para el buen funcionamiento del organismo. Sin embargo, se creía que el cerebro era un sitio estéril, es decir, libre de bacterias y otros microorganismos.

Sin embargo, durante el último trimestre del año, un equipo de investigadores evidenció la presencia de una posible comunidad bacteriana en el cerebro humano. Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron imágenes de alta resolución de muestras de tejido cerebral postmortem.

En estas imágenes se pueden apreciar grupos de bacterias similares a las del intestino humano. Ante eso, los investigadores descartaron cualquier signo de patología cerebral. Esto sugiere que el cerebro podría albergar un microbioma semejante al de otros tejidos humanos, como la piel y los intestinos.

No obstante, aún queda pendiente la tarea de verificar si efectivamente estas bacterias forman parte de un microbioma cerebral o terminaron en las muestras de tejido luego de algún proceso de contaminación durante el tratamiento de estas.

Microplásticos en excrementos humanos

Para nadie es un secreto el daño que le ocasiona el plástico al planeta Tierra. Así, se han encontrado pequeñas partículas de plástico, llamadas microplásticos en cada rincón del planeta y hasta en el interior de los animales marinos.

Sin embargo, durante el mes de octubre, un equipo de investigadores austriacos descubrió microplásticos en muestras de excremento humano provenientes de personas de todo el mundo.

Específicamente, se trabajó con muestras de ocho personas sanas de ocho países distintas y, en cada una de ellas, se encontraron micropartículas de plástico. Esto significa que, de alguna forma, estamos ingiriendo plástico de forma frecuente. Aun así, faltan más investigaciones para demostrar los resultados y analizar los efectos de esto sobre la salud humana.

Las personas con arrugas en la frente corren mayores riesgos de enfermedades del corazón

Los factores asociados al envejecimiento prematuro de la piel podrían estar relacionados al envejecimiento de las arterias.

Debido a cánones estéticos, muchas personas luchan arduamente contra las arrugas. Sin embargo, según estudio reciente, las arrugas podrían ser algo más que un signo de envejecimiento. Específicamente, se tienen evidencias indican que las personas con muchas arrugas de gran profundidad en su frente tienen más probabilidades de morir a causa de enfermedades cardíacas.

Hasta el momento, se desconocen las causas que subyacen a esta relación. No obstante, se tiene la hipótesis de que algunos factores relacionados al envejecimiento prematuro de la piel podrían estar relacionados al envejecimiento de las arterias.

En este sentido, las arrugas podrían ser un indicador importante a la hora de identificar personas que pudiesen estar en riesgo de sufrir enfermedades del corazón. Aun así, este signo de envejecimiento no podría sustituir a los factores de riesgo clásicos, tales como presión arterial alta y altos niveles de colesterol.

Nuestra memoria nos permite recordar 10.000 caras

La memoria humana tiene importantes limitaciones. No obstante, a la hora de recordar caras, puede que tengamos más capacidades de las que creemos. Sobre este tema, un equipo de investigadores descubrió que las personas pueden recordar un promedio de entre 5.000 hasta 5.000 caras conocidas.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores le mostraron series de fotografías a los participantes de personas que conocían en su vida personal y de personas famosas. Durante la tarea, los participantes no debían recordar el nombre de estas personas, sino reportar si reconocían el rostro o no.

De esta manera, se descubrió que nuestra memoria para el reconocimiento de caras conocidas puede ser más amplia de lo que se consideraba hasta la actualidad.

Un par de genes nos permiten soñar

Estos resultados nos acercan cada vez más a la comprensión del misterioso mundo de los sueños.

El mundo de los sueños sigue siendo un completo misterio para los científicos. Sin embargo, el 2018 nos acercó un poco más a la comprensión de esta compleja capacidad humana.

Hace unos meses, un equipo de investigadores descubrió que dos genes, llamados Chrm 1 y Chrm 3, son esenciales para alcanzar la etapa del sueño conocida como sueño REM, momento en el que ocurren los sueños.

Específicamente, para identificar los mencionados genes, los investigadores emplearon tecnología CRISPR, que les permitió eliminarlos de un grupo de ratones. De esta forma, se observó que los ratones que carecían estos genes no alcanzaban el sueño REM y, por lo tanto, no soñaban.

El microbioma intestinal produce electricidad

Si puede hablarse de un protagonista en el ámbito de la investigación médica durante el 2018, este podría ser el microbioma intestinal. En este caso, son muchos los estudios que han demostrado su importante rol en el funcionamiento del cuerpo humano.

Como si esto no fuese suficiente, en septiembre se demostró que algunas bacterias de nuestro microbioma intestinal tienen el potencial de producir electricidad.

En particular, se observó que la bacteria Listeria monocytogenes, causante de una enfermedad transmitida por los alimentos, emite electrones que pueden crear una corriente eléctrica. Al respecto, los investigadores plantean que esta capacidad puede funcionar como un sistema de respaldo para generar energía en determinadas condiciones.

Si bien se sabía que ciertos microorganismos tenían esta capacidad, hasta este año se desconocía que las bacterias de nuestros intestinos eran capaces de producir electricidad.

Compartimos más que una amistad con nuestros amigos

Los amigos comparten patrones de activación cerebral.

Existe un viejo refrán que reza: “dime con quién andas y te diré quién eres”. Al respecto, la ciencia parece haber confirmado su veracidad. En este sentido, recientemente, un equipo de investigadores descubrió que los amigos cercanos muestran patrones de actividad cerebral ante determinados estímulos.

Tanto es así, que cuando los investigadores escanearon la actividad cerebral de los participantes del estudio mientras veían videos desconocidos, pudieron predecir con precisión si las personas eran amigas en función de su actividad cerebral.

En este caso, los amigos cercanos mostraban reacciones similares a nivel cerebral en las estructuras relacionadas a las emociones, la atención y el razonamiento. No obstante, aún queda por determinar si las personas se hacen amigas al pensar de forma similar o si la amistad cambia la forma de pensar de las personas.

Las selfies no son un fiel reflejo de la realidad

Malas noticias para los amantes de las selfies. Un estudio reciente demostró que estas fotografías tomadas por el mismo protagonista que tanto abundan actualmente en las redes sociales, no son fieles a la realidad.

De acuerdo a los investigadores, este tipo de fotografías distorsionan la apariencia del rostro. Específicamente, se descubrió que las selfies tomadas a 30 centímetros de la cara hacen que la nariz se vea un 30% más grande de lo que es en realidad.

Cirugías de pérdida de peso alteran el tejido graso permanentemente

Por su parte, las fotografías capturadas a más de un metro y medio de distancia son más fieles a la realidad, pues no distorsionan los rasgos del rostro. Para concluir esto, los investigadores desarrollaron un modelo matemático que les permitió analizar los efectos distorsionadores de las fotografías capturados en distintos ángulos y a diversas distancias del rostro.

Esto solo representa una evidencia más que nos indica que no podemos creer totalmente todo lo que vemos en las redes sociales.

Referencias:

  1. Nasal Distortion in Short-Distance Photographs: The Selfie Effect, (2018). https://doi.org/10.1001/jamafacial.2018.0009
  2. Muscarinic Acetylcholine Receptors Chrm1 and Chrm3Are Essential for REM Sleep, (2018). https://doi.org/10.1016/j.celrep.2018.07.082
  3. How many faces do people know?, (2018). https://doi.org/10.1098/rspb.2018.1319
  4. A flavin-based extracellular electron transfer mechanism in diverse Gram-positive bacteria, (2018). https://doi.org/10.1038/s41586-018-0498-z
  5. Similar neural responses predict friendship, (2018). https://doi.org/10.1038/s41467-017-02722-7
  6. Biparental Inheritance of Mitochondrial DNA in Humans, (2018). https://doi.org/10.1073/pnas.1810946115
  7. Structure and Distribution of an Unrecognized Interstitium in Human Tissues, (2018). https://doi.org/10.1038/s41598-018-23062-6
  8. Microplastics discovered in human stools across the globe in ‘first study of its kind’. United European Gastroenterology Press Release, (2018). https://goo.gl/uy83Ho
  9. R. C. Roberts, C. B. Farmer, C. K. Walker, (2018). The human brain microbiome; there are bacteria in our brains!. Psychiatry and Behavioral Neurobio., Univ. of Alabama
  10. Wrinkles and risk of death (total and cardiovascular mortality) in a middle-aged working population, (2018). https://doi.org/10.1016/j.acvdsp.2017.11.163

Más en TekCrispy