Un misterioso rayo azul mantuvo iluminada la ciudad de Nueva York durante la noche del 27 de diciembre. Era una luz tan impresionante que podía verse desde cualquier punto de la ciudad, y era tan extraña que algunas personas no dudaron en bromear acerca de una invasión extraterrestre, tal como sería en una película de Steven Spielberg.

Pero no, no se trataba de ninguna invasión extraterrestre –confirmado jocosamente por la Policía de Nueva York–, sino de una falla eléctrica en una planta ubicada en Queens de Consolidated Edison, o Con Ed, una de las compañías de energía más grande de Estados Unidos. El acontecimiento fue bastante fuerte, incluso produjo apagones en varias zonas de la ciudad.

¿Qué produjo el misterioso destello?

Luego de investigar las causas del acontecimiento, Bob McGee, un vocero de la compañía, expresó  un destello eléctrico producido por una falla en la subestación Astoria en Queens, específicamente en un equipo de unos 6 metros de largo que contenía una cantidad de cables con 138 mil voltios de tensión, lo cual representa una gran carga de energía, si lo comparamos con el estándar de cualquier hogar en Estados Unidos: unos 120 voltios.

La cantidad de energía que se produjo fue prácticamente la necesaria para generar un rayo, tal como expresara McGee a la prensa este viernes. Lo que vimos realmente fue “una descarga de plasma visible entre dos electrodos causada por una corriente eléctrica que ionizó los gases presentes en el aire”. Este tipo de arcos eléctricos de forma natural en los rayos.

Tal parece que el equipo que generó la falla tenía que ver con un monitor de voltaje que no funcionó como debía, permitiendo que se escapara el voltaje. El trabajo de una subestación es transformar la energía de alta tensión que recibe de las centrales eléctricas, disminuirla a una tensión más baja y distribuirla a los respectivos lugares.

Tesla podría estar creando su propia tecnología de producción de celdas de baterías

Los monitores de voltaje cumplen la función de activarse automáticamente para cortar este traspaso de energía a cualquier equipo averiado, pero como el equipo estaba dañado, la energía de alto voltaje continuó pasando, causando el arco eléctrico.

Más allá de la viralidad en redes sociales, los apagones y el pequeño caos que vivió el aeropuerto La Guardia por el retraso de algunos vuelos, la explosión no generó daños mayores ni víctimas, y el rayo se apagó por sí solo.

Más en TekCrispy