Debido a la extinción de un número abrumador de especies durante el siglo pasado a causa de la expansión de las grandes ciudades y a la caza furtiva, las organizaciones que se dedican a la conservación de la vida silvestre han encontrado en la tecnología una herramienta de valor para salvaguardar a las especies en peligro de extinción.

Una de estas especies es el rinoceronte, cuyo número se ha reducido a 20,000 durante la última década producto de la caza furtiva. Actualmente, existen alrededor de 29,000 rinocerontes gracias a las acciones de los conservacionistas, quienes han recurrido a sensores de movimiento, cámaras, brazaletes electrónicos e incluso drones para proteger a estos animales.

Ahora, una compañía de tecnología francesa llamada Sigfox ha creado un pequeño rastreador que se coloca en los cuernos de los rinocerontes con el objetivo de monitorear y proteger esta especie en peligro de extinción.

Según Reuters, el rastreador puede enviar alertas a los guardabosques cuando los rinocerontes se aproximan a una zona identificada como peligrosa debido a su historial de caza furtiva. Además, el rastreador integra otros sensores de advertencia, que permiten enviar a los equipos de rescate al sitio donde está ubicado el rinoceronte en tiempo real.

Así es como los dispositivos electrónicos afectan el desarrollo cerebral infantil

Marion Moreau, directora de la fundación Sigfox, dijo en una entrevista concedida a Reuters:

Ahora ayudamos a los guardabosques y a los expertos en conservación a observar a distancia, asumiendo menos riesgos, y especialmente a anticipar los peligros potenciales que el animal podría enfrentar.

Sigfox se ha destacado por crear redes para dispositivos de Internet de las Cosas (IoT), desarrollando sensores que pueden ofrecer la ubicación precisa de los rinocerontes a través de la red informática de la compañía durante un período de tiempo más extenso.

Lo que hace diferente el rastreador de Sigfox con respecto de otro dispositivos es que proporciona más garantías de seguridad, ya que solo se activa cuando detecta datos para transmitir, lo que evita ser percibido por los cazadores furtivos.

Moreau explicó que el costo de cada sensor de Sigfox es de US$ 30, y su batería tiene una autonomía de hasta tres años.

Más en TekCrispy