La administración de Donald Trump considera firmar una orden ejecutiva para prohibir la venta de los equipos de Huawei y ZTE en el país, según informa Reuters. Este sería una nueva movida de los Estados Unidos en contra de las marcas de telecomunicaciones en la guerra comercial con China.

Reuters cita tres fuentes que aseguran que apenas el reloj marque el comienzo del 2019, Trump firmará la orden ejecutiva  para declarar una emergencia nacional como excusa para prohibir los equipos. Estados Unidos ha estado al frente de una riña con los fabricantes chinos por considerar que su tecnología es peligrosa por asuntos de seguridad. Incluso han llamado la atención de los países aliados para que también se unan al bloqueo de la marca en sus respectivas naciones.

Poder para limitar bajo emergencia

De acuerdo con las fuentes citadas por Reuters, el texto de la orden aún no está terminado, y mientras no mencionará a las marcas de manera directa, se espera que cite la Ley de Emergencia Económica Internacional. Este documento legal le da poderes a Trump de “regular el comercio en respuesta a una emergencia nacional que amenace a los Estados Unidos”.

Específicamente se interpretaría como una autorización para limitar la distribución de los equipos de Huawei y ZTE. Además de tener unos cuantos meses en disputa, la próxima generación de teléfonos móviles de ambas marcas, la 5G, representa una especial preocupación de la administración Trump por considerar que sirve a intereses de espionaje de China.

Países como Australia, Nueva Zelanda, Japón y más recientemente, República Checa son los que hasta ahora han prohibido la tecnología 5G de Huawei y ZTE, y puede que Canadá se una muy pronto a esta lista, luego del arresto de la directora financiera de Huawei a comienzos de diciembre.

Aunque la directora ha sido liberada bajo fianza, aún enfrenta una posible extradición a los Estados Unidos por haber violado leyes comerciales que interfieren con las sanciones económicas impuestas a Irán.

Sin duda que este conflicto se trasladará al 2019, incrementando aún más la tensión entre ambos países en una guerra comercial en la que varias marcas se han visto perjudicadas.