Si algo nos ha dejado de aprendizaje el 2018, es que las compañías detrás de las principales redes sociales y plataformas de Internet han priorizado durante mucho tiempo sus intereses económicos por encima de la privacidad de los usuarios, al punto de exponer información confidencial a cambio de jugosos contratos publicitarios.

Los gigantes tecnológicos cambiaron la forma de vivir de las personas a un ritmo vertiginoso, no solo desde el punto de vista de la comunicación sino en la manera en que conducen sus negocios. Sin embargo, todo esto cambió durante el 2018.

Escándalos de privacidad en Facebook

Los escándalos de privacidad que protagonizó Facebook comenzaron a ser tan frecuentes que muchos especialistas de la industria tecnológica han llegado a cuestionar la supervivencia de la red social, que actualmente cuenta con más de dos mil millones de usuarios.

Uno de los personajes que atacó con más entusiasmo a compañías como Facebook y el ‘monopolio’ de Internet fue el multimillonario George Soros, quien advirtió que las redes sociales representan una amenaza para la democracia y que las empresas detrás de estas plataformas tenían los días contados.

Las autoridades aumentaron el escrutinio sobre Facebook luego de que a principios de año se conoció el escándalo de Cambridge Analytica, una firma de consultoría política con sede en Londres, que obtuvo acceso a los datos privados de 87 millones de usuarios de la red social de forma indebida para configurar anuncios que influyeron en la campaña presidencial de Donald Trump.

Al comparecer ante un Comité del Congreso de EE.UU encargado de investigar el caso, Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, ofreció disculpas por el acceso indebido a los datos de sus usuarios por parte de Cambridge Analytica. Esto ocurrió en abril, mientras que un mes después el ejecutivo compareció ante el Parlamento Europeo para responder cuestionamientos similares sobre privacidad y noticias falsas en su plataforma.

A pesar de que Facebook estuvo en el centro de las críticas por no informar sobre este caso años después de conocerlo, la compañía también recibió denuncias sobre la difusión de noticias falsas y discurso extremista desde su red social vinculado a Rusia durante las elecciones de EE.UU en 2016.

Más allá de esto, la exposición de las prácticas indebidas de Facebook también hizo que la compañía comenzara a notificar con mayor efectividad nuevos incidentes de violación de datos. Por ejemplo, el pasado mes de septiembre, Facebook reveló un error que expuso los datos de 50 millones de usuarios y, este mes, se notificó sobre otra infracción donde las fotos privadas de al menos 6.8 millones de usuarios de la red social estuvieron expuestas a apps de terceros.

Asimismo, Facebook recibió denuncias por el supuesto acceso de Huawei a datos privados de los usuarios y, recientemente, ocurrió lo mismo con otras plataformas de streaming importantes como Spotify y Netflix.

Facebook podría fabricar un dron que utiliza cometas para mantenerse en vuelo

Google en la mira de las autoridades

Sin embargo, Facebook no ha sido la única compañía que ha estado envuelta en casos de violaciones a la privacidad de los usuarios. El gigante tecnológico Google también ha estado bajo el escrutinio de los reguladores debido a la fuga masiva de datos que supuso el fallo de seguridad en Google Plus. Cerca de 500,000 usuarios se vieron afectados por este incidente, que ocurrió entre el 2015 y marzo de 2018, pero que Google decidió no reportar.

Debido a estas acciones, la compañía ha sido cuestionada por las autoridades, y su CEO, Sundar Pichai, compareció recientemente ante el Senado de EE.UU para responder preguntas inherentes a este caso, y la supuesta participación de Google en el desarrollo de un buscador censurado favorable al gobierno de China.

Además del incidente con Google Plus que no fue reportado por Google, la compañía también reveló este año un error de seguridad que expuso las cuentas de más de 52 millones de usuarios, lo que produjo la decisión de cerrar dicha red social en abril de 2019.

Otras compañías como Marriott, Quora y Cathay Pacifica también se vieron envueltas en casos de filtración de datos privados, lo que enfatizó la inseguridad y la desconfianza de los usuarios en los servicios y aplicaciones en línea.

La llega del Reglamento General de Protección de Datos (GDPR, por sus siglas en inglés) de la Unión Europea ha llegado como una luz al final del túnel, otorgando a las personas más derechos para controlar sus datos personales en Internet. Además, las multas por incumplimiento de esta normativa podría costarles a las compañías tecnológicas hasta 20 millones de euros o el 4 por ciento de su facturación anual. En EE.UU se estudia actualmente una normativa similar.

Pero la Unión Europea no fue la única favorecida por una legislación similar a la del GDPR. En países como La India, los usuarios y algunos expertos en leyes criticaron el uso de datos de Aadhaar, la agencia del gobierno dedicada a la expedición de documentos de identidad, para prestar algunos de los servicios de ciertas compañías privadas.

Ante esta situación, se presentó un Proyecto de Ley de Datos Personales en julio de este año, donde se exige sanciones para quienes quebranten la privacidad de los usuarios. En una sentencia histórica, el Tribunal Supremo de La India declaró que las empresas o individuos privados no pueden usar los datos de Aadhaar para ofrecer servicios a los usuarios.

Por ello, incluso cuando se expusieron datos personales de millones de usuarios de todo el mundo, el año 2018 también ha traído mejoras en las regulaciones para proteger la privacidad de los usuarios en línea.

Más en TekCrispy