El CEO de Tesla Motors, Elon Musk, ha anunciado que su empresa cubrirá cualquier crédito fiscal que surja a partir de los retrasos en las entregas de los coches de Tesla, pautados para finales de 2018.

En EE.UU, los usuarios de coches eléctricos con batería entran en la calificación de un crédito fiscal federal de US$ 7,500 que deben pagar cuando compran el vehículo, a menos que la compañía fabricante haya vendido más de 200,00 coches eléctricos. Cuando esto ocurre, los clientes de la compañía obtienen dos trimestres más para entrar en la calificación del crédito fiscal. A partir de ese momento, comienza a disminuir dicho crédito.

Musk afirmó hoy que a partir del 1 de enero de 2019, lo usuarios de Tesla únicamente recibirán un crédito de US$ 3,750. Por lo general, los cliente de Tesla realizan un pedido y posteriormente esperan un tiempo de espera de días o semanas. El pasado octubre, Tesla prometió que todos los pedidos que fuesen realizados antes del 15 de octubre serían entregados a finales de 2018, lo que incluiría a los usuarios en la calificación del crédito oficial completo.

G20 creará reglas fiscales comunes para gigantes tecnológicos en 2020

Ahora, Musk afirma que cualquier fecha de entrega ‘perdida’ por parte del fabricante ocasionará la pérdida de US$ 3,750 en créditos fiscales compensados. En este sentido, el ejecutivo asegura que Tesla se comprometió a entregar los coches en una fecha específica, por lo que le compete asumir la diferencia de crédito fiscal en caso de retrasos.

Musk no ha revelado a cuántos coches se aplica este anuncio, debido a que al usuario se le debió prometer la entrega en 2018, además de que los clientes hicieron un pago de buena fe para recibir los coches. Días antes, Tesla informó que realizaría devoluciones de depósitos para clientes que adquirieron coches pero no los recibieron antes de fin de año.

Más en TekCrispy