Según un informe de Nikkei Asian Review, el segundo banco más grande de Japón, Mizuho, planea lanzar una stablecoin vinculada al yen en marzo de 2019. El medio asegura que esta criptomoneda se utilizará para compras y pagos sin comisiones, y permitirá que las tiendas minoristas paguen tarifas mucho más bajas que en el caso de las tarjetas de crédito.

El grupo financiero japonés anunció en 2017 el proyecto ‘J-coin’ junto al banco Yucho. Hasta ahora, Mizuho ha concretado alianzas con 60 bancos de la región para la distribución de pagos sin efectivo, siendo esta iniciativa la primera de su tipo gestionada por el banco.

Con la stablecoin, el objetivo de Mizuho es extender sus operaciones de pago sin efectivo. El informe revela además que los usuarios podrán transferir los fondos mediante el uso de códigos QR en una app para móviles. En este caso, el banco no aplicará cobros por transferencias o envíos de fondos a terceros. Las transferencias desde las tiendas habilitadas para usar la stablecoin también serán instantáneas y gratuitas.

Pese a que aún no se conoce el nombre de esta stablecoin, lo cierto es que el Mizuho espera promover con su lanzamiento una sociedad donde los pagos sin efectivo sean una tendencia permanente, sobre todo por la rapidez en el tiempo de liquidación y las tarifas más bajas.

El principal competidor de Mizuho, Mitsubishi UFJ Financial Group, también ha revelado que está probando la tecnología blockchain para la liquidación de pagos, y ha programado sus primeras pruebas con usuarios reales en 2019.

A pesar de que este año no ha sido el mejor para las criptomonedas con relación a su capitalización de mercado, las stablecoin han despegado como una alternativa a la volatilidad de estos activos. Se espera que con el lanzamiento de la moneda estable de Mizuho, la adopción de blockchain y las criptomonedas en Japón sea definitiva.