Fss Corea Del Sur Criptomonedas

Una asociación enfocada en blockchain en Corea del Sur ha dado a conocer sus intenciones de presionar a las autoridades gubernamentales de la ciudad de Gwangju a fin de convertirla en un distrito especializado en criptomonedas.

La Asociación de Promoción Empresarial Blockchain de Corea (KBEPA) ha mencionado las ventajas de convertir Gwangju, la sexta ciudad más grande de Corea del Sur, en un centro de criptomonedas. Resalta como la principal, la generación de numerosos empleos.

Para lograr este objetivo, la organización se ha asociado con Universal Group a fin de conseguir una audiencia con el alcalde de la entidad, Lee Yong-Sub y otros políticos de la ciudad.

Sobre ello, ha declarado:

“Planeamos reunirnos oficialmente con el alcalde Lee para entregar los planes recomendados para anunciar y transformar Gwangju en una ciudad gobernante especial para la criptomoneda. También planeamos reunirnos con el concejal Kim Dong-Chan para pedir apoyo”.

La nueva unión ha señalado que el gobierno de Corea del Sur se ha enfocado en generar empleos en el sector manufacturero, descuidando casi por completo lo que han denominado como el ‘surgimiento de la 4ta revolución industrial’. Sin embargo, invertir en tecnologías emergentes representa también una fuente de empleos explotable.

Por su parte, el director ejecutivo de Universal Group, Kim In-Ki, apoyó tales afirmaciones citando a Estonia y Malta como ejemplos de desempeño exitoso en la adopción de tecnología blockchain:

“Estonia y Malta han sido los precursores de la cuarta revolución industrial al atraer exitosamente a corporaciones globales de blockchain para invertir en sus ciudades, y han disfrutado de aumentos astronómicos en el número de empleos creados. Nuestro gobierno ha intentado crear nuevos puestos de trabajo centrándose de forma miope en la industria de la fabricación de automóviles o barcos, pasando por alto el aumento de la cuarta revolución industrial”.

La asociación en conjunto con Universal Group ha criticado las medidas drásticas aplicadas por el gobierno a las empresas blockchain y relacionadas con las criptomonedas. Su principal argumento es que dichas regulaciones han obligado a muchas firmas nacionales a abrir servicios de intercambio únicamente para el extranjero, limitando sus funciones dentro del territorio.