La mente humana puede dar lugar a curiosos fenómenos. Esto es especialmente cierto al hablar de la memoria. Como bien se ha demostrado, la memoria puede cometer errores, haciéndonos creer que hemos sido testigos de hechos que en realidad no ocurrieron.

Así, nuestra memoria y nuestra percepción no son procesos infalibles. Pero, ¿qué pasa cuando los recuerdos erróneos no son individuales sino colectivos? Esto es precisamente lo que se conoce como el efecto Mandela.

Nueva memoria para ordenadores promete un consumo de energía ultra bajo

El curioso efecto Mandela se produce cuando muchas personas creen recordar hechos, situaciones y acontecimientos que en realidad nunca ocurrieron ni son reales. Por ejemplo, muchas personas creen que el cuerpo de C3PO, el famoso personaje de la saga Star Wars, es completamente dorado.

Así, cuando se enteran de que una de sus piernas siempre fue plateada, las personas empiezan a cuestionar sus recuerdos.Veamos el origen de este curioso efecto, junto a algunos ejemplos famosos, además de diversas teorías que han sido formuladas para intentar explicar este fenómeno.

¿Cuál es el origen del efecto Mandela?

El origen del efecto Mandela data de hace unos pocos años; es un término acuñado por Fiona Broome, quien, además de dedicarse a la investigación, es una apasionada de los temas paranormales. Todo empezó cuando Broome recibió la noticia de la muerte de Nelson Mandela. Esto le generó una gran sorpresa, pues, según sus recuerdos, Mandela había muerto durante su estancia en prisión.

No solo eso, sino que Broome tenía recuerdos sobre su funeral y sobre las consecuencias de este evento. Lo más curioso del caso es que al investigar, se dio cuenta de que muchas personas creían recordar lo mismo. Así, el debate se trasladó a internet, donde muchas personas compartieron experiencias similares.

De esta manera, se planteó lo que se conoce como el efecto Mandela. Un fenómeno de la memoria colectiva a partir del cual muchas personas creen recordar cosas que en realidad nunca han ocurrido o que no coinciden con la información histórica real. Sin embargo, las personas experimentan estos recuerdos de forma vida, como si fuesen reales, hasta que chocan con información que contradice estos recuerdos, generando una gran sorpresa.

En resumen,  a pesar de que Nelson Mandela murió en el 2013, luego de una infección respiratoria, muchas personas creen recordar que su muerte se produjo en prisión. Esto inspiró investigaciones en torno a un fenómeno caracterizado por la existencia de recuerdos de cosas que en realidad no han sucedido, recibiendo el nombre de “el efecto Mandela”. Veamos algunos de los ejemplos más famosos.

Te presentamos algunos ejemplos del efecto Mandela

Si bien la muerte de Nelson Mandela es el caso más insigne de este fenómeno, no son pocas las situaciones en las que muchas personas afirman tener recuerdos muy vívidos de hechos y situaciones que en realidad no ocurrieron o, en todo caso, ocurrieron de forma totalmente distinta a lo que se recuerda.

Luke, yo soy tu padre

Uno de los ejemplos de mayor controversia respecto al efecto Mandela lo podemos encontrar, nuevamente, en una de las películas que componen la afamada saga Star Wars. En este caso, debemos situarnos en el Episodio V: El imperio contraataca, de 1980.

En esta película, supuestamente, muchas personas creen haber escuchado lo que sería la frase más famosa del mundo cinematográfico. Específicamente, se trata de Darth Vader diciéndole a Luke: “Luke, yo soy tu padre”. De hecho, en otras producciones en las que se ha emulado la escena, se usa esta misma frase.

Sin embargo, en realidad, la cinta original muestra a Darth Vader diciéndole a Luke: “No, yo soy tu padre”. Así, cuando las personas han observado con detenimiento esta escena, se han llevado una gran sorpresa al darse cuenta de que la mítica frase es distinta a lo que creían recordar.

¿Cómo recuerdas al personaje de Monopolio?

El popular juego Monopolio está asociado al conocido personaje que le representa. Un señor de baja estatura, vestido de traje y sombrero de gala, con un gran bigote, monóculo y bastón. En líneas generales, su aspecto es como el de un banquero de clase alta.

No obstante, contrario a lo que muchos piensan, el personaje principal del Monopolio nunca ha llevado un monóculo ni nada parecido. Quizás, esto se deba al conocido estereotipo que se tiene sobre los banqueros y las personas acaudaladas. Aun así, muchas personas se sorprenden al darse cuenta de que, en realidad, este personaje no es tal como se le recuerda.

Queen y el efecto Mandela

Otro ilustre ejemplo del efecto Mandela lo podemos encontrar en una de las canciones más famosas de Queen, una de las mejores bandas que ha existido en la historia. Específicamente, muchas personas creen que la canción “We are the Champions”, de 1977, termina con la frase “of the world”.

Es decir, la mayoría de las personas están acostumbradas a creer que la canción finaliza diciendo: “We are de the Champions of the world”. No obstante, en la versión original, esto nunca ocurrió. No es más de otro ejemplo de recuerdos colectivos falsos.

¿Calzoncillos y lentes de sol?

Risky Business es una película estadounidense de 1983, protagonizada por Tom Cruise. En esta cinta, existe una escena épica en la las personas recuerdan ver a Tom Cruise bailando en calzoncillos, únicamente usando calcetines, camisa y lentes oscuros. El actor aparece en la escena deslizándose por el pasillo, haciendo su popular baile.

Luego de estas películas, otras producciones han emulado esta escena. No obstante, contrario a lo que la mayoría de las personas piensan, en la escena original, Tom Cruise nunca llevó lentes de sol; esto ha sorprendido a todos los que han visto nuevamente esta película.

Espejito, espejito

Un último ejemplo del efecto Mandela, podemos encontrarlo en Blanca Nieves y los siete enanitos, una de las películas insignes de Disney. En esta producción, una de las escenas más famosas es protagonizada por la madrastra malvada de Blanca Nieves quien, envidiosa de la belleza de la protagonista, al hablar con su espejo mágico, le cuestiona: “Espejito, espejito, dime una cosa ¿Quién en este reino es la más hermosa?”.

De hecho, en 2012, tomando esto como inspiración, se creó una película basada en esta historia, titulada “Espejito, Espejito”, protagonizada por Julia Roberts, de la mano de Lily Collins. No obstante, en realidad, la madrastra malvada nunca pronuncia la frase “Espejito, espejito”; en su lugar, pronuncia las palabras “Espejo Mágico”.

¿Por qué ocurre el efecto Mandela?

Dado lo curioso que resulta el efecto Mandela, han surgido múltiples teorías desde distintos ámbitos que intentan explicar este fenómeno. Así, tenemos planteamientos que van desde la existencia de universos y dimensiones paralelas, pasando por teorías conspirativas sobre control mental. También, desde la Psicología se han producido explicaciones que buscan dar cuenta de este fenómeno de la mente humana.

Teorías paranormales y conspirativas

En primer lugar, se ha echado mano de la teoría de los universos múltiples para explicar el efecto Mandela. De esta forma, se propone que las causas de este fenómeno se encuentran en el solapamiento de las líneas temporales entre distintas realidades alternativas.

En este sentido, se trata de la mezcla entre lo ocurrido en una realidad con lo sucedido en otra, por lo que aparecen hechos en la memoria de las personas que en realidad no han ocurrido aun o que ocurrieron en otras realidades.

Por otro lado, se parte de la teoría cuántica al afirmar que el efecto Mandela se debe al desplazamiento de nuestra conciencia por diferentes universos alternativos. Así, cuando nos enfrentamos a la situación real del universo actual, se produce una disociación entre la memoria y la información real.

Asimismo, se cree que la apertura de universos paralelos se debe a los experimentos hechos sobre colisiones entre partículas atómicas realizadas en la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN, por sus siglas en inglés).

Finalmente, algunas personas consideran que el efecto Mandela es una evidencia de los intentos de control y manipulación mental por parte de organizaciones gubernamentales. Dentro de esta corriente de pensamientos se cree que se introduce información falsa en la mente de las personas con propósitos maliciosos. No obstante, todos estos planteamientos están basados en la especulación, por lo que carecen de fundamentos científicos.

Esto es lo que tiene por decir la Psicología sobre el efecto Mandela

A pesar de lo curiosas que puedan parecer las explicaciones paranormales y conspirativas del efecto Mandela, desde la Psicología y las Neurociencias, se trata de un fenómeno fácil de entender. En líneas generales, el efecto Mandela podría explicarse en atención a distorsiones de memoria y fallas en el procesamiento de la información.

Como es bien sabido, nuestros procesos mentales son falibles; especialmente la percepción y la memoria. Al respecto, muchas investigaciones han demostrado que gracias a varios procesos, es posible crear recuerdos falsos, además de distorsiones en los procesos mentales. En particular, para explicar el efecto Mandela, los científicos echan mano de procesos tales como la confabulación, la inducción externa de recuerdos y la criptomnesia.

La confabulación es un proceso bien conocido por los expertos en la mente humana. A grandes rasgos, se trata de un fenómeno a partir del cual las personas rellenan las lagunas de memoria con recuerdos fabricados sin darse cuenta. Esto es bastante frecuente en personas con demencia y amnesia; sin embargo, es bastante común en personas que gozan de buena salud.

Un ejemplo clásico lo encontramos en personas que, al intentar recordar listas de palabras, introducen sin darse cuenta otras palabras que no estaban presentes en la secuencia original. En este caso los recuerdos serían elaborados para llenar espacios vacíos en la memoria.

Por su parte, el hecho de que muchas personas guarden los mismos recuerdos falsos es un reflejo de lo fácil que puede ser inducir recuerdos falsos en la memoria humana. Al respecto, se ha demostrado que es posible introducir falsas memorias en la mente de las personas gracias a procesos de sugestión.

En este sentido, mediante el lenguaje y preguntas concretas sobre un hecho específico, las personas pueden modificar sus percepciones y cambiar sus recuerdos.

Por último, el fenómeno de la criptomnesia podría explicar por qué estos recuerdos falsos se experimentan de forma tan real. Específicamente, la criptomnesia es un fenómeno a partir del cual las personas experimentan situaciones presentes como si fuesen recuerdos, lo que causa confusión respecto a su origen.

Descubre cómo es el consumo de RAM en tu equipo con RAMMap

De esta manera, consideramos como propia cualquier idea a la que hemos estado expuestos, identificándola como un recuerdo previo.  Es decir, confundimos la situación con un recuerdo real de los hechos. Esto hace que las personas identifiquen creencias de otros como elaboraciones propias.

Tal como vemos, la mente humana puede dar a lugar fenómenos tan curiosos como el efecto Mandela. Sin embargo, más allá de lo llamativas e interesantes que pueden resultar las teorías paranormales y conspirativas, solo basta con analizar los procesos mentales normales del ser humano para poder entender qué es lo que ocurre.

Referencias:

  1. A picture is worth a thousand lies: Using false photographs to create false childhood memories. https://doi.org/10.3758/BF03196318
  2. The Formation of False Memories. https://doi.org/10.3928/0048-5713-19951201-07

Más en TekCrispy