La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) de EE.UU ha impuesto una multa de US$ 900,000 a la firma Swarm Technologies por el lanzamiento no autorizado de cuatro satélites desde un cohete indio el pasado mes de enero.

A través de un anuncio, la FCC explicó que Swarm desafió la autoridad por lanzar los satélites a pesar de que la agencia rechazó su solicitud de autorización para comunicarse con la sonda espacial. En este sentido, la FCC dijo que el tamaño de los satélites de Swarm impidió que fuesen rastreados de forma confiable cuando estaban en órbita.

Con esta multa de US$ 900,000, la FCC espera enviar un mensaje claro a cualquier startup o compañía tecnológica que busque seguir las acciones de Swarm. Con motivo del anuncio, Michael O’Rielly, comisionado de la FCC, afirmó:

El tamaño de la sanción impuesta probablemente no sea lo suficientemente importante como para disuadir el comportamiento futuro (…) Sin embargo, es probable que la cobertura negativa de la prensa impida que esta compañía y otras personas intenten hacer esto nuevamente.

Diversas organizaciones han manifestado su rechazo a las acciones de Swarm, debido a los temores sobre una posible regulación general en la industria satelital. La compañía que organizó el lanzamiento de los cuatro satélites de Swarm, Spaceflight, respondió a la medida de la FCC asegurando que se asegurará de que sus clientes cuenten con las debidas aprobaciones regulatorias antes de llevar a cabo cualquier lanzamiento en vez de confiar en ellas.

En el informe de la FCC, se afirma además que Swarm había llevado a cabo otras acciones que requerían de la aprobación de la autoridad, como pruebas de comunicación con estaciones terrestres y globos de meteorología.

Actualmente, Swarm cuenta con siete satélites en órbita dedicados a la conectividad dispositivos del Internet de las Cosas (IoT). La CEO y cofundadora de la firma, Sara Spangelo, hizo pública una declaración donde asegura que Swarm ha cumplido con todas las regulaciones de la FCC desde que se dio inicio a la investigación en marzo pasado.