Todos hemos experimentado malestar emocional en algún momento de nuestras vidas. Este malestar se caracteriza por emociones que pueden ser desagradables, como la tristeza. Si bien estas emociones son normales y hasta pueden ser saludables, su persistencia en el tiempo puede traducirse en problemas de salud.

En este sentido, un equipo de investigadores ha demostrado que el malestar emocional afecta el sistema inmune, desencadenando niveles más altos de inflamación. Esto, a la larga, puede aumentar los riesgos de padecer diversas enfermedades.

Estudio revela una desconocida fuente productora de células sanguíneas: el intestino

El malestar emocional desencadena procesos inflamatorios

Existe un refrán que reza: “mente sana, cuerpo sano” y nadie ha podido refutar su veracidad. A lo largo de diversas investigaciones, se ha demostrado que nuestras emociones tienen una gran influencia sobre los procesos biológicos del organismo.

En este caso, investigadores han puesto a prueba la influencia del malestar emocional sobre el sistema inmunológico. Para ello, se le solicitó a los participantes que llevaran un registro de sus emociones durante un periodo de tiempo de dos semanas y adicionalmente, se llevaron a cabo pruebas de sangre a fin de evaluar marcadores biológicos de inflamación.

De esta manera, se descubrió que el malestar emocional se asocia a altos niveles de inflamación. Aún más, se observaron tendencias más fuertes de asociación entre el malestar emocional inmediato y la inflamación cuando el reporte de un estado de ánimo negativo se hacía más cerca de la extracción de sangre.

En pocas palabras, a medida que el malestar emocional se hace más intenso, los niveles de inflamación se incrementan. Por su parte, se descubrió que un estado de ánimo positivo se asocia a niveles inferiores de inflamación. No obstante, estos resultados solo se observaron en los hombres que participaron en el estudio.

La recurrencia de estados de ánimo negativos podría afectar gravemente la salud

Cuando el malestar emocional se mantiene en el tiempo, aumenta el riesgo de padecer peligrosos problemas de salud.

En resumen, se descubrió que el malestar emocional afecta al sistema inmunológico, desencadenando estados inflamatorios que podrían poner en riesgo la salud de las personas. La inflamación se corresponde con una reacción del sistema inmunológico ante posibles amenazas, como infecciones, heridas y daños a los tejidos.

Cuando esta condición se hace crónica, la salud puede verse seriamente deteriorada. En este sentido, se ha demostrado que la inflamación crónica aumenta las probabilidades de desarrollar cáncer, enfermedades autoinmunes, diabetes, enfermedades cardiovasculares y otros trastornos.

Esto está en línea con los resultados de investigaciones previas que han demostrado que la depresión clínica y los problemas de ira se asocian con altos niveles de biomarcadores de inflamación.

Niños que conviven con mascotas tienen un menor riesgo de desarrollar alergias

Al respecto, los investigadores sugieren nuevas investigaciones en las que se incluyan los efectos del estrés y los problemas de la vida cotidiana sobre el fenómeno. Finalmente, se espera que estos resultados contribuyan al desarrollo de tratamientos dirigidos a mejorar el estado de ánimo de las personas para prevenir problemas de salud.

En este sentido, teniendo en cuenta que el estado de ánimo es modificable, sería posible desarrollar intervenciones terapéuticas que ayuden a promover un mejor estado de salud desde su concepción biopsicosocial.

Referencia: Negative and positive affect as predictors of inflammation: Timing matters, (2018). https://doi.org/10.1016/j.bbi.2018.09.011

Más en TekCrispy