Mucho se ha dicho sobre las conmociones cerebrales sostenidas por quienes practican fútbol, lo que genera cada vez más preocupación, especialmente en los jugadores más jóvenes.

Investigaciones previas han demostrado que se producen muchos más impactos en la cabeza durante los ejercicios de práctica de fútbol que durante los juegos, por lo que limitar el contacto en las prácticas es una meta a alcanzar.

Estas bacterias intestinales podrían ayudar a mejorar el rendimiento físico

Evaluando métodos de práctica

Las prácticas son muy importantes, es en ellas donde los jóvenes perfeccionan sus habilidades; sin embargo, no se cuenta con una fórmula para disminuir la exposición a los impactos que al mismo tiempo permita desarrollar las habilidades atléticas necesarias para jugar de manera segura.

Los investigadores registraron y evaluaron más de 14.000 impactos en la cabeza durante las prácticas.

Con esto en mente, un equipo de investigadores del Centro Médico Bautista Wake Forest, realizó un estudio que comparó la exposición al impacto de la cabeza (EIC) en ejercicios de práctica, entre seis equipos de fútbol juvenil y evaluó el efecto que tienen los métodos implementados por los equipos.

Para el estudio, los investigadores recopilaron datos sobre el impacto de la cabeza en el campo de entrenamiento de atletas de 10 a 13 años, en seis equipos de fútbol juvenil de Carolina del Norte durante todas las prácticas en una temporada.

Los investigadores grabaron las sesiones en video para analizar, verificar y asignar la gravedad del impacto utilizando el Sistema de telemetría Head Impact, un sistema de sensores integrados en los cascos de fútbol para detectar y registrar los impactos de la cabeza.

La EIC se midió en términos de impactos por jugador por minuto y aceleración máxima lineal y rotacional de la cabeza. El equipo de investigación analizó las diferencias en la magnitud y frecuencia del impacto de la cabeza entre las prácticas, así como las diferencias entre los equipos. En total, se recolectaron y evaluaron un total de 14.718 impactos durante las prácticas.

Lo mejor es corregir la técnica

De acuerdo con los autores del estudio, entre los seis equipos, los simulacros de bloqueo y bloqueo a toda velocidad, fueron los patrones que con mayor frecuencia y gravedad generaron impactos en la cabeza.

Estudios han demostrado que se producen muchos más impactos en la cabeza durante los ejercicios de práctica que durante los juegos.

Adicionalmente, los investigadores encontraron que hubo variaciones significativas entre los equipos en lo que se refiere a la aceleración lineal y la tasa de impacto en prácticas específicas, debido a la forma en que cada equipo estructuró sus prácticas.

La Dra. Jillian Urban Hobson, profesora de ingeniería biomédica en el Centro Medico Wake Forest y autora principal de la investigación, recomendó:

“La reducción del tiempo dedicado a las prácticas de contacto puede no disminuir el riesgo de EIC. En cambio, intervenciones como la reducción de la velocidad de los jugadores que participan en el contacto, la corrección de la técnica de abordaje y avance hacia el contacto, pueden reducir ese riesgo de manera más efectiva”.

Referencia: Comparison of head impact exposure in practice drills among multiple youth football teams. Journal of Neurosurgery: Pediatrics, 2018. https://doi.org/10.3171/2018.9.PEDS18314

Más en TekCrispy