En carnívoros y primates que ocasionalmente visitan entornos urbanos se observó una masa cerebral más grande.

En los últimos 50 años, la población humana ha aumentado de aproximadamente 1 a hasta 4 mil millones de personas, lo que ha provocado una expansión dramática de las áreas urbanas a nivel mundial.

Esta tendencia constituye un problema mundial para la conservación, ya que se espera que la ciudades expandan su área en un factor de 2,5 para el año 2030.

Esta es la razón por la que los gatos “cultivan” bacterias en su ano

Rasgos particulares

En este entorno, los resultados de una investigación muestran que, aunque la invasión urbana pone en peligro los hábitats naturales al reemplazarlos o fragmentarlos, puede representar una oportunidad para explotar nuevas condiciones ambientales y recursos para algunas especies, y para sacar provecho de ello, los animales utilizan diferentes estrategias para lidiar con el ambiente urbano.

El aumento de la producción de desechos representa una oportunidad de alimentación directa para algunas especies.

En las aves, la urbanización actúa como un filtro, ya que las ciudades albergan un número relativamente limitado de especies que se caracterizan no por un rasgo en particular, sino por una combinación de rasgos ganadores, que incluyen plasticidad fenotípica, flexibilidad de comportamiento, las habilidades de dispersión, entre otros.

Pero en los mamíferos el panorama es potencialmente más complejo que en las aves. Su gran diversidad de estructura corporal y tamaño, la ecología y las presiones selectivas en los hábitats urbanos pueden tener efectos contrastantes.

A fin de conocer si hay rasgos particulares que afectan positivamente la capacidad de las especies de mamíferos para prosperar en nuevos ecosistemas, como los entornos urbanos, el equipo de investigadores recopiló estudios de todo el mundo, los cuales registraron el número de especies de mamíferos en las ciudades.

Como producto de sus análisis, los investigadores encontraron un rasgo sobresaliente: todos los grupos de mamíferos urbanos parecen producir más individuos jóvenes. Al respecto, Luca Santini, autor principal del estudio, explicó:

“En general, los animales que producen camadas más grandes lo hacen para compensar una alta tasa de mortalidad entre sus crías”.

Esta alta tasa de mortalidad puede deberse a la persecución humana, accidentes de tránsito y depredación por parte de animales domésticos. En este punto en particular, los gatos y los perros podrían ser una importante presión selectiva para los mamíferos en entornos urbanos.

En las aves, la urbanización actúa como un filtro, ya que las ciudades albergan un número relativamente limitado de especies.

Distintas estrategias

Aunque menos explícitos, los investigadores también observaron otros rasgos. Por ejemplo, en carnívoros y primates que ocasionalmente visitan entornos urbanos, como chacales, lobos, osos y babuinos, se observó una masa cerebral más grande, en comparación a otros mamíferos que viven permanentemente en ciudades.

Este pequeño dinosaurio es oficialmente primo del Tiranosaurio rex

Del mismo modo, estos visitantes esporádicos de las ciudades tienden a ser más grandes que el promedio. Esto puede deberse a que deben cubrir grandes distancias en tiempos cortos.

En general, los resultados de esta investigación sugieren que diferentes grupos de mamíferos optan por distintas estrategias para habitar con éxito en las ciudades, y resaltan el efecto de filtrado en rasgos que predisponen a las especies a persistir en entornos urbanos.

Referencia: One strategy does not fit all: determinants of urban adaptation in mammals. Ecology Letters, 2018. https://doi.org/10.1111/ele.13199

Más en TekCrispy