El equipo de investigación de IBM Research ha anunciado una nueva tecnología que podría ayudar a los profesionales médicos a llevar un mejor control de las enfermedades de sus pacientes. En concreto, los investigadores han desarrollado un sensor que se coloca en la uña del paciente para monitorear la efectividad de los fármacos que se administran para combatir los síntomas del Parkinson y otras enfermedades.

El sensor, basado en software de Inteligencia Artificial (IA), permite medir cómo la uña de un paciente se dobla y se mueve de manera continua. Debido a que casi cualquier tarea involucra tomar objetos con la mano, esto genera una gran cantidad de información que el modelo de aprendizaje automático analizará.

En una publicación del blog de IBM, Katsuyuki Sakuma y Stephen Heisig, coautores del estudio, señalan que la fuerza de agarre está vinculada con la efectividad de la medicación en pacientes con Parkinson, además de estar relacionada con la función cognitiva de los esquizofrénicos, la salud cardiovascular y toda causa de mortalidad para pacientes geriátricos.

Asimismo, afirman que el control a través de las uña es un elemento ideal para pacientes de edad avanzada, que constantemente están bajo riesgo de infección por otras opciones de monitoreo alternativas como los sensores de piel. Según Heisig y Sakuma:

El proyecto comenzó como un intento de capturar el estado de la medicación de las personas con enfermedad de Parkinson (…) La mayoría de las personas con Parkinson son mayores, un grupo de edad con una piel cada vez más frágil y friable (…) Al llevar la computación al final de nuestros dedos, hemos encontrado un nuevo uso para nuestras uñas al detectar y caracterizar sus movimientos sutiles.

De esta forma, los expertos explican que las uñas ofrecen una estructura importante para el sistema somatosensorial del organismo. Mientras que las personas realizan sus actividades diarias, las neuronas de la punta de los dedos sirven como fuente de presión, retroalimentación de la textura y de temperatura, lo que permite interactuar con objetos de forma constante y predecible.

Así afectan las siestas vespertinas la salud cerebral de los adolescentes

Para construir la herramienta, los investigadores desarrollaron un sistema de sensores de presión que se colocaron en las uñas de los participantes del estudio, y que estaban conectados a pequeños ordenadores que mostraron los valores tensionales captados por los sensores. El sistema también contó con un microcontrolador de antena inalámbrica, un acelerómetro, una prótesis de silicona y una batería en forma de moneda.

El equipo de IBM Research considera que el sistema podría funcionar como base para estudios posteriores donde se utilice completamente la uña para caracterizar gestos y llevar a cabo estudios de imágenes a través de un smartphone u ordenador.

Más en TekCrispy