El portal de Coindesk Korea ha informado que la fiscalía de Corea del Sur ha decidido procesar formalmente a tres ejecutivos UPbit, el mayor intercambio de criptomonedas del país, bajo los cargos de fraude. La noticia fue publicada este viernes 21 de diciembre.

La Oficina de Fiscales del distrito sur de Seúl ha procesado a tres altos cargos de UPbit, entre los cuales está incluido su fundador, Song Chi-Hyung, por acusaciones de fraude.

Presuntamente, los ejecutivos realizaron transacciones fraudulentas entre los meses de septiembre y diciembre del año pasado, a través de una cuenta corporativa falsa. Hicieron pedidos falsos por valor de 254 billones de wones, lo que equivale a US$ 226.2 mil millones, con el fin de incrementar las cifras del volumen de operaciones. Bajo esta estrategia, buscaban atraer más clientela a su plataforma.

La fiscalía ha informado lo siguiente:

“El mayor volumen de transacciones de las 35 monedas durante los primeros 10 a 20 días de cotización fue de aproximadamente el 40 ~ 90% del volumen total de transacciones en ese día”.

Otra de las acusaciones fue hacer transacciones fraudulentas para vender 11,550 bitcoins a clientes para obtener 150 mil millones de won, equivalentes US$ 133.8 millones.

Por su parte, UPbit negó dichas acusaciones a través de una nota publicada el jueves, en la cual dejan claro que la cuenta corporativa no tiene funciones de retiro. Citando:

“La compañía proporcionó liquidez a la cuenta corporativa de la compañía para estabilizar el mercado comercial al inicio de la apertura del servicio. Este período es desde el 24 de septiembre de 2017 hasta el 11 de diciembre de 2017”.

A ello, agregó en su defensa que “no se ha beneficiado ni comercializado” en este proceso. Aunque sí admitió haber realizado algunas transacciones anticipadas orientadas al marketing durante un tiempo aproximado de dos meses. Estas comprendían el 3 por ciento del volumen total en ese momento, por lo que no afectaron el mercado.

A esto conviene agregar que durante el pasado mes de marzo, las autoridades allanaron la oficina central de UPbit ubicada en el distrito de Gangnam-gu, proceso en el que decomisaron sus discos duros y libros de contabilidad. Ya para aquel entonces, el intercambio se encontraba bajo observación por fraudes en los que supuestamente vendían criptomonedas a clientes inexistentes.