Uno de los coches más aclamados de Tesla ha sufrido un accidente que ha encendido las alarmas dentro de la compañía con respecto al sobrecalentamiento de sus baterías. En concreto, un Tesla Model S se incendió en Los Gatos, un pueblo del condado de Santa Clara, California, luego de que uno de sus neumáticos se pinchó.

Así lo reveló un informe del Departamento de Bomberos de Santa Clara, donde se afirma que el coche eléctrico se incendió dos veces en un mismo día. El primer incendio se produjo luego de que el coche fue remolcado hacia un taller de mecánica para reparar uno de sus neumáticos pinchados. Luego, el coche volvió a encenderse en horas de la tarde del martes, sin embargo, no hubo víctimas fatales ni heridos en los incendios.

Luego de que el incidente se hizo público, un portavoz de Tesla declaró a Business Insider:

Actualmente estamos investigando el asunto y estamos en contacto con los socorristas locales. Nos alegra saber que todos están a salvo.

Asimismo, el representante de la compañía afirmó que la frecuencia con la que se incendian los coches de Tesla es mucho menor que la de los coches diésel promedio. Para hacer esta afirmación, el portavoz citó datos de una agencia gubernamental de EE.UU y de una institución sin fines de lucro dedicada a la investigación del sector transporte.

El representante de Tesla agregó que cuando uno de los coches de la empresa se incendia, el fuego se propaga con más lentitud que en un coche a gasolina, lo que permite a las personas que viajan dentro del vehículo salir con más tiempo y preservar su seguridad.

BMW planea lanzar 25 coches híbridos y eléctricos para 2023

El dueño del coche incendiado reveló a ABC7News que adquirió el Model S tres meses antes del accidente y había recorrido una distancia de 1,500 kilómetros con el vehículo. Sin embargo, aseguró que no comprará otro coche de Tesla, argumentando que si el coche hubiese estado dentro de la casa, no hubiese vivido para contarlo.

Más en TekCrispy