La soledad puede tener un impacto tan fuerte en el bienestar de las personas, que los proveedores de salud la están considerando como una epidemia que aumenta el riesgo de enfermedad de Alzheimer, accidentes cerebrovasculares, obesidad y muerte prematura.

En los últimos años, los funcionarios de salud pública han advertido sobre una creciente epidemia de soledad, con índices que se han duplicado en los últimos 50 años. En este sentido, un nuevo estudio realizado por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Diego reveló una cara preocupante y sorprendente del tema.

Adolescentes solitarios prefieren hablar en persona que por redes sociales

Periodos críticos

El estudio se realizó en 340 residentes del condado de San Diego, con edades comprendidas entre 27 y 101 años, los cuales no sufrían trastornos físicos o problemas psicológicos.

A finales de los 80 años es la etapa de la vida más comprensible para sentirse solo.

El análisis de los datos de los participantes mostró que, aunque la soledad puede atacar en cualquier momento de la vida, alcanza su punto máximo en tres etapas específicas de la adultez: finales de los 20, mediados de los 50 y finales de los 80 años.

Si bien el diseño y el objeto del estudio no explican por qué la soledad se agudiza en esos tres periodos, los investigadores señalaron que se trata de momentos que pueden ser desafiantes en la vida de una persona.

Las postrimerías de los 20 años, es con frecuencia un momento en que las personas toman decisiones que afectarán el resto de sus vidas, como su carrera, la elección de su compañero de vida y el lugar donde se asentarán.

Así que es un período de toma de decisiones que resulta estresante, porque muchas veces las personas terminan comparándose con los demás, y pueden sentir que no lo están haciendo tan bien como sus compañeros.

A mediados de los 50, las personas tienden a experimentar la llamada crisis de la mediana edad, un momento en que los signos del envejecimiento resaltan el hecho de que el tiempo de vida es limitado, y por primera vez, las personas toman conciencia de su propia mortalidad.

A finales de los 80 es un período en el que las cosas empiezan a empeorar. Junto con los problemas de salud, la persona puede experimentar problemas financieros y la muerte de los seres más cercanos, lo que indudablemente induce un sentimiento de soledad. Sin duda se trata del más comprensible de los tres períodos para sentirse solo.

Otros hallazgos

Pero el estudio también descubrió que la soledad fue más frecuente de lo esperado.

En ese sentido, y utilizando una escala de evaluación bien establecida, los investigadores encontraron que casi tres cuartas partes de los participantes del estudio sentían niveles de soledad de moderados a altos.

El estudio encontró que la prevalencia del sentimiento de soledad era mucho más alta de lo previsto.

De la población estudiada, un 54 por ciento se consideró moderadamente solitario y 22 por ciento fue calificado como muy solitario. En conjunto, estas cifras superan con creces las expectativas iniciales de los investigadores.

Un hallazgo final, que viene a ser una luz en medio de la sombra, es que la investigación evidenció una relación inversa entre la soledad y la sabiduría.

La fuerza de agarre sirve como medida de la función neurológica y la salud cerebral

Los investigadores midieron los seis componentes de la sabiduría en cada participante: conocimiento general de la vida, manejo de emociones, sentido de la justicia, visión, aceptación de valores divergentes y la capacidad de tomar decisiones rápidas y efectivas cuando sea requerido.

Partiendo de esas mediciones, las personas que se consideraron tenían un mayor grado de sabiduría, eran las que menos solitarias se sentían.

Los autores señalan que el enfoque de la sabiduría como factor de protección al sentimiento de soledad es novedoso, por lo que se necesita más investigación para aclarar los mecanismos que subyacen a la asociación observada.

Referencia: High prevalence and adverse health effects of loneliness in community-dwelling adults across the lifespan: role of wisdom as a protective factor. International Psychogeriatrics, 2018. https://doi.org/10.1017/S1041610218002120

Más en TekCrispy