La memoria, como muchos otros tantos procesos mentales, ha sido ampliamente estudiada por los científicos. Sin embargo, aún son muchos los vacíos de conocimiento sobre este tema. A este respecto, recientemente, un equipo de investigadores ha empleado una innovadora técnica que ha permitido estudiar el desarrollo de la memoria.

Específicamente, los investigadores usaron registros intracraneales de jóvenes con implantes eléctricos a nivel cerebral. A partir de ello, fue posible obtener interesantes datos sobre el proceso de desarrollo de la memoria durante la juventud.

Se pone a prueba el desarrollo de la memoria

Las teorías clásicas definen la memoria como una función cerebral que le permite al individuo codificar, almacenar y recuperar información del pasado. Asimismo, existen diferentes tipos de memoria según distintos criterios de categorización.

Por ejemplo, teniendo en cuenta el tiempo transcurrido desde la formación del recuerdo hasta su recuperación, se plantea que existe la memoria de trabajo, la memoria a corto plazo y la memoria a largo plazo.

A su vez, esta taxonomía contempla otros subtipos de memoria. Así, la memoria a largo plazo se divide en memoria declarativa y memoria procedimental. Esta última incluye el almacenamiento de comportamientos que nos permiten ejecutar alguna habilidad, como manejar bicicleta.

Por su parte, la memoria declarativa, también llamada memoria explícita, engloba recuerdos sobre episodios, hechos y datos de nuestra vida que podemos traer al presente de forma consciente. Este tipo de memoria es crítica para la vida cotidiana y se va desarrollando a medida que crecemos.

De esta manera, la memoria declarativa mejora considerablemente a lo largo de la infancia, la adolescencia y la adultez, empeorando durante la vejez. No obstante, son muchos los vacíos de conocimiento que se ciernen sobre el proceso de desarrollo de este tipo de memoria y su correlato neurofisiológico.

Ahora, un equipo de investigadores, ha puesto en marcha un innovador estudio con el objetivo de comprender cómo la maduración de la corteza prefrontal a nivel cerebral, impulsa el desarrollo de la memoria declarativa.

El lóbulo prefrontal impulsa el desarrollo de la memoria

Gracias a implantes de electrodos colocados quirúrgicamente, los investigadores obtuvieron registros en vivo del funcionamiento cerebral.

A fin de estudiar la relación entre la maduración cerebral y el desarrollo de la memoria, los investigadores, dirigidos por Noa Ofen, un Profesor Asociado de Psicología en la Facultad de Ciencias y Artes Liberales de la Universidad Estatal de Wayne, emplearon datos electrocorticográficos de un grupo de 17 jóvenes, tomados directamente desde su corteza prefrontal.

Esto se logró gracias a unos implantes subdurales de electrodos que habían sido colocados quirúrgicamente en los participantes a modo de tratamiento para la epilepsia. De esta manera, fue posible obtener grabaciones del funcionamiento cerebral en vivo con una alta precisión espacio temporal.

En este sentido, los investigadores descubrieron que la corteza prefrontal en desarrollo tiene un importante rol en la formación de la memoria declarativa durante la juventud. Específicamente, se observó que dos factores son de suma importancia para este proceso.

En primer lugar, se descubrió que la actividad de la estructura prefrontal representa un predictor de la precisión de la memoria. Adicionalmente, se observó que las desviaciones de un segundo menor en el flujo de activación entre las subregiones del lóbulo prefrontal predicen la formación de los recuerdos.

En pocas palabras, se demostró que la propagación espaciotemporal de la actividad del lóbulo prefrontal impulsa el desarrollo de la memoria en los jóvenes. No obstante, siendo un abordaje pionero, los investigadores afirman que son necesarios más estudios a fin de comprender a cabalidad el fenómeno.

Referencia: Direct brain recordings reveal prefrontal cortex dynamics of memory development, (2018). https://www.doi.org/10.1126/sciadv.aat3702