Diversas investigaciones han demostrado que tener un perro como mascota puede promover un mejor desarrollo infantil. Por ejemplo, se ha demostrado que los niños que tienen perros de mascota, desarrollan menos alergias. En la misma línea, el tener un perro como mascota ayuda a que los niños desarrollen vínculos afectivos significativos y sentido de responsabilidad.

No obstante, no son pocos los casos en los que ocurre algún episodio de agresión canina hacia niños y adultos. En estas situaciones, se suele responsabilizar al animal por su conducta agresiva sin tener en cuenta que, probablemente, las personas tienen deficiencias a la hora de establecer interacciones con los perros.

Propietarios de gatos se preocupan porque sus mascotas cazan animales salvajes, pero son reacios a frenar el instinto

Al respecto, un estudio reciente ha demostrado que comprender el lenguaje corporal de los perros, podría promover mejores interacciones y evitar episodios de agresión.

Muchos episodios de agresión canina se deben a interacciones inadecuadas

La mayoría de los episodios de agresión entre un perro y un ser humano están relacionados a interacciones inadecuadas. En este sentido, es posible que el perro no haya sido educado adecuadamente y que las personas no sepan interpretar las señales corporales que podrían advertir la incomodidad del animal.

Al respecto, los expertos aseguran que el primer paso para evitar mordeduras de perros, tanto en niños como en adultos, sería aprender a interpretar su lenguaje corporal. De esta forma, una persona sabría cuándo es momento de alejarse del animal para evitar el peligro.

Para comprobar esto, un equipo de investigadores desarrolló un estudio de varias fases en el que participaron niños y adultos. En un primer momento, se llevó a cabo una evaluación previa a fin de conocer las habilidades de base de los participantes para interpretar el lenguaje corporal de los perros.

En una segunda fase, se ejecutó un entrenamiento en el que los participantes fueron instruidos respecto al significado de las señales corporales de estos animales. Posteriormente se llevó a cabo una segunda evaluación y, finalmente, se realizó un seguimiento para evaluar el desempeño a largo plazo de los participantes.

Específicamente, el entrenamiento constó de videos informativos en los que se mostraban imágenes de las señales corporales caninas más frecuentes junto con su significado. Adicionalmente, se ofrecieron recomendaciones sobre qué hacer ante cada caso.

Aprender a interpretar el lenguaje corporal de los perros favorece mejores interacciones

Entrenamientos como este podrían beneficiar a un sinnúmero de familias que tienen perro.

En un principio, se descubrió que las personas suelen tener problemas para interpretar adecuadamente el lenguaje corporal de los perros. Particularmente, se observó que las personas suelen subestimar las señales emitidas por los perros, además de malinterpretar su comportamiento.

Esto fue especialmente cierto para los niños más pequeños, ya que 53% de ellos mostraron dificultades para interpretar señales de alto riesgo, como mostrar los dientes. Por ejemplo, los niños asocian la señal de mostrar los dientes como un indicativo de que los perros eran felices; esto, en referencia a la sonrisa humana.

Por su parte, 17% de los adultos tuvieron problemas similares a la hora de interpretar el lenguaje corporal de los perros. No obstante, luego del entrenamiento, se observaron cambios positivos, especialmente al interpretar señales de riesgo.

¿Por qué tener mascotas es beneficioso para la sociedad?

En este caso, 72% de los participantes mejoraron su capacidad de interpretación en la evaluación posterior al entrenamiento y este número llegó al 76% en el periodo de seguimiento.

Por tanto, los investigadores concluyen que capacitar a los dueños de mascotas para comprender su lenguaje corporal, podría evitar episodios lamentables de agresión y favorecer mejores interacciones con los perros.

Referencia: Teaching Children and Parents to Understand Dog Signaling, (2018). https://doi.org/10.3389/fvets.2018.00257

Más en TekCrispy