Investigaciones previas han demostrado que el microbioma intestinal desempeña un papel importante en la modulación del riesgo de varias enfermedades crónicas, incluidos los trastornos metabólicos, enfermedades cardiovasculares, cáncer y enfermedades autoinmunes. Al mismo tiempo, ahora se entiende que la dieta desempeña un papel importante en la configuración del microbioma.

Dada esta asociación, puede haber una utilidad terapéutica significativa para alterar la composición microbiana a través de la dieta.

Así es como el microbioma intestinal regula el sistema inmunitario

Impacto de la dieta

Bajo esta visión, un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Yale, reveló cómo una intervención dietética puede ayudar a prevenir el desarrollo del lupus, una enfermedad autoinmune, en ratones susceptibles.

En las enfermedades autoinmunes el sistema inmunitario de una persona ataca su propio cuerpo.

El hallazgo podría allanar el camino para el desarrollo de nuevos enfoques terapéuticos orientados a tratar enfermedades crónicas autoinmunes.

Para el estudio, el equipo de investigación utilizó modelos de ratones con lupus. Inicialmente se identificó una bacteria única, Lactobacillus reuteri, en el intestino de los ratones, la cual desencadenó una respuesta inmune que llevó a la enfermedad.

Específicamente, en ratones propensos al lupus, la bacteria estimuló células inmunes conocidas como células dendríticas, así como vías del sistema inmunológico que exacerbaron el desarrollo de la enfermedad.

Para investigar el impacto potencial de la dieta en este proceso, los investigadores alimentaron a los ratones por siete meses con almidón resistente, un régimen nutricional que imita una dieta alta en fibra en los seres humanos.

El almidón resistente no se absorbe en el intestino delgado, sino que se fermenta en el intestino grueso, enriqueciendo las bacterias buenas y causando la secreción de ácidos grasos de cadena corta.

Un vínculo importante

Los investigadores encontraron que hubo un menor crecimiento de lactobacilos en los intestinos de los ratones, menos de estas bacterias escaparon a otras partes del cuerpo, que de otro modo conducirían a una enfermedad autoinmune, y en general, la condición de los ratones mejoró.

La dieta desempeña un papel importante en la configuración del microbioma.

El estudio también encontró un desequilibrio de microbios intestinales en un subconjunto de pacientes con lupus, que fue similar a lo que observaron en ratones propensos al lupus que no recibieron la dieta de almidón.

Hacer ejercicio podría ser clave para comer más sano

En este subgrupo de pacientes con lupus, la dieta rica en fibra podría ser beneficiosa para prevenir o mejorar la enfermedad, además de otras enfermedades que activan la misma vía inmunitaria, por lo que los autores del estudio indican que este tipo de dieta podría tener implicaciones más allá del lupus.

Si bien se necesita más investigación para discernir cómo se pueden traducir estos hallazgos a los humanos, el estudio detalla un vínculo importante entre la dieta, las bacterias intestinales y la autoinmunidad.

Referencia: A Diet-Sensitive Commensal Lactobacillus Strain Mediates TLR7-Dependent Systemic Autoimmunity. Cell Host & Microbe, 2018. https://doi.org/10.1016/j.chom.2018.11.009

Más en TekCrispy