Sin duda que el particular sistema de anillos que caracteriza a Saturno, le hacen ser uno de los planetas más llamativos del Sistema Solar. Lamentablemente, toda esa esa belleza puede ser sólo una imagen fugaz.

De acuerdo a una reciente investigación, los anillos de Saturno se están desvaneciendo más rápido de lo que los científicos estimaban, y en 100 millones de años, que en términos cosmológicos es un abrir y cerrar de ojos, el planeta podría estar desprovisto de sus distintivos anillos.

Nuevo enfoque argumenta que sí pudo existir algo más antes del Big Bang

Una lluvia particular

Los anillos de Saturno están compuestos principalmente de trozos hielo de diferentes tamaños, los cuales se encuentran atrapados en una lucha celestial entre la gravedad del planeta, que atrae el material, y la velocidad de rotación del planeta, que los expele al espacio. El campo magnético del planeta es lo que los mantiene centrados.

La desaparición de los anillos forma parte del proceso natural de algunos planetas.

Pero, a medida que el planeta gira alrededor del sol, diferentes partes de los anillos están expuestos a los rayos del sol, los cuales cargan el material anillo y cambian la forma en que responden al campo magnético del planeta, lo que en combinación con la gravedad, desencadena un fenómeno que se conoce como “lluvia de anillos”.

Este proceso provoca que el que el material que compone los anillos caiga en picada hacía la atmósfera superior del planeta, donde el hielo, se convierte en agua.

Basándose en las observaciones de las sondas Voyager 1 y 2 de la NASA, que tuvieron encuentros con Saturno en su camino hacia el Sistema Solar exterior en 1980 y 1981, respectivamente, aunadas a las observaciones de la sonda espacial Cassini, que analizó el material que cae desde los anillos de Saturno hasta el planeta, el equipo de investigadores ha podido calcular exactamente qué tan rápido se están desintegrando los anillos.

Estimación sorprendente

De manera sorprendente, los investigadores estimaron que unas 2 toneladas métricas (4.400 libras) del hielo de los anillos, caen a la atmósfera superior de Saturno cada segundo.

Saturno es uno de los planetas más llamativos, pero toda esa belleza puede ser una imagen fugaz.

A ese ritmo, los anillos deberían haber desaparecido completamente en unos 292 millones de años. Sin embargo, las nuevas proyecciones se basan en el supuesto de que los anillos de Saturno se diluyan a una velocidad constante, pero podría variar, abriendo la posibilidad de que el deterioro de otras partículas en los anillos pueda acortar su vida útil a aproximadamente 100 millones de años.

Científicos encuentran un fragmento cometario en un meteorito asteroidal primitivo

A modo de consuelo, Saturno no es el único planeta con anillos; otros planetas los han tenido en el pasado, o los tendrán en el futuro. Júpiter, Urano y Neptuno tienen sus propios anillos, solo que mucho más pequeños. Es posible que hayan tenido anillos más grandes mucho antes de nuestra existencia, los cuales ahora, y debido a fenómenos como la lluvia de anillos, se han desintegrado.

Los investigadores señalan que tenemos la suerte de poder contemplar el sistema de anillos de Saturno, que parece estar en medio de su vida útil. Asimismo puntualizan que la desaparición de los anillos forma parte del ciclo natural de algunos planetas.

Referencia: Observations of the chemical and thermal response of ‘ring rain’ on Saturn’s ionosphere. Icarus, 2018. https://doi.org/10.1016/j.icarus.2018.10.027

Más en TekCrispy