La Oficina de Impuestos de Australia (ATO, por sus siglas en inglés) volvió a advertir a los comerciantes para garantizar que declaren sus ganancias en criptomonedas al informar sus ingresos anuales.

La advertencia va de la mano con el hecho de que ahora los Exchanges en Australia deben verificar la identidad de sus usuarios y deberán reportar cualquier transacción que supere los 10,000 dólares que se consideren “sospechosas”. A pesar de que la ATO ha citado que esto está vinculado a las leyes de finanzas antilavado de dinero y antiterrorismo de Australia, muchos usuarios cree que se trata de una maniobra para recaudar más tributos.

Si bien no hay una etiqueta específica en el programa de ganancias de capital o en la declaración del impuesto sobre la renta para identificar cuántas personas han invertido en criptomoneda, todavía estamos analizando la actividad de alojamiento este año para determinar cualquier impacto significativo de las criptomonedas” comentó un portavoz de la ATO.

Así, pues, todos los comerciantes de criptomonedas australiano que desean asegurarse de cumplir con las leyes fiscales de la ATO sobre las ganancias de la criptomonedas, deberán mantener registros y fechas de sus transacciones de criptografía. Tendrá que mostrar la cantidad en dólares australianos y nombrar el propósito de sus transacciones y otras partes involucradas en el comercio.

Ya la ATO a mitad de año había comentado que identificaría a las personas que teviesen inversiones en criptomonedas para evitar que evadan el pago de impuestos sobre las ganancias de las mismas. La ATO empezó a hacer el seguimiento de estas personas luego de que se aprobarán leyes en el país donde especifican que, si la venta de estos activos digitales ofrece beneficios económicos al usuario, será tratado como ganancias de capitales y se cobrará impuestos. También han aprobado leyes en donde se obliga a las casas de cambio que operen en Australia a solicitar información personal a sus usuarios.