El Departamento de Transporte de Pensilvania, EE.UU, ha aprobado la solicitud de Uber para la reanudación de las pruebas de sus coches autónomos en las carreteras públicas de la ciudad. La aprobación se hizo efectiva ayer y tendrá una duración de un año.

Esta medida se produce casi 9 meses después de que uno de los coches autónomos de prueba de Uber protagonizó un accidente mortal en Arizona que cobró la vida de un peatón. En ese momento, la compañía suspendió todas sus pruebas de coches autónomos en el país. Un informe de The Information reveló que un ex gerente de Uber manifestó su preocupación sobre la seguridad de los coches autónomos días antes de ocurrir el accidente.

La aprobación regulatoria publicada ayer es aplicable para la realización de pruebas en el condado de Allegheny, donde está ubicado Pittsburgh. Los coches deben llevar a bordo un conductor humano y, si Uber decide probar velocidades superiores a 40 Km/h, deberá llevar dos asistentes humanos.

Taxistas en España retoman las huelgas en contra de Uber y Cabify

Anteriormente, Uber había informado sobre sus planes de reanudar las pruebas de sus coches en áreas comerciales, de entretenimiento e incluso residenciales de Strip District, una de las zonas más populares de Pittsburgh. Los límites de seguridad en casi todas las carreteras del distrito no superan los 40 Km/h, y la región está repleta de carreteras estrechas, un gran número de peatones y baches que representan un verdadero reto para los sistemas de conducción autónoma.

Uber afirmó que presentó la solicitud para reanudar las pruebas el pasado mes de noviembre, luego de emitir un extenso informe de seguridad donde se comprometió a incorporar dos conductores asistentes dentro de sus coches autónomos de prueba. Además de Pittsburgh, Uber está tratando de reanudar sus pruebas en la ciudad de San Francisco, y ha revelado sus intenciones de comenzar a probar sus coches en Toronto.

Más en TekCrispy