El alto nivel de sensibilidad en la audición de los perros representa uno de sus principales problemas cuando los fanáticos de los fuegos artificiales se abren paso en la temporada decembrina. De hecho, muchas de estas mascotas pueden experimentar estrés y miedo ante los sonidos constantes de explosión.

Aunque parezca extraño, el fabricante de coches Ford ha presentado una solución a esta situación: una casa para perros con tecnología de cancelación de ruido. La compañía reveló en su blog que para crear esta pequeña estructura, utilizó la tecnología que permite reducir el ruido externo en los coches y auriculares.

Al explicar la nueva creación, Lyn West, gerente de contenido de marca de Ford, afirmó:

Muchos animales encuentran que los fuegos artificiales dan miedo, y en comparación con las personas, los perros pueden escuchar cosas que están cuatro veces más lejos y en un rango de frecuencias mucho más amplio. Prepararse antes de la exhibición de fuegos artificiales es la clave, y parte de eso es identificar un lugar donde sus mascotas se sientan seguras y felices.

West reveló que la casa para perros fue fabricada a base de corcho de alta densidad, un material cuya eficiencia para aislar el ruido es más que conocida. Además, cuenta con el sistema de sonido del coche deportivo Edge de Ford, lo que le permite a la estructura detectar el ruido externo y aislarlo.

En el caso del Edge, el sistema de sonido utiliza micrófonos para detectar los sonidos más fuertes que hacen el motor y la transmisión del coche. En caso de detectarlos, los altavoces reproducen ondas de sonido opuestas y así cancelan el ruido. De la misma forma, la casa para perros usa micrófonos para capturar el sonido externo y lo contrarresta por medio del sistema de audio integrado. En el anuncio, Ford destacó:

Nos preguntamos cómo las tecnologías que utilizamos en nuestros automóviles podrían ayudar a las personas en otras situaciones. Asegurarse de que los perros y sus dueños pudieran disfrutar de una víspera de Año Nuevo sin estrés parecía la aplicación perfecta para nuestro sistema de control activo de ruido.

De momento, esta casa para perros solo es un prototipo que forma parte del programa Interventions de Ford, que utiliza la experiencia automotriz del fabricante para darle solución a problemas cotidianos de los usuarios.