Aunque no es común en muchos países, en los Estados Unidos están más que acostumbrados a que los mensajeros dejen los paquetes enviados al domicilio justo en frente de las puertas, aun cuando no hay quien los reciba.

Lamentablemente, vivimos en un mundo donde el robo de paquetes en un verdadero problema. Es tan común que las empresas han pensado algunas innovaciones para proteger los paquetes de sus clientes, como es el caso de las cerraduras inteligentes de Amazon.

Sin embargo, ninguna innovación les ha dado el placer de la dulce venganza a las víctimas. Por lo mismo, el ex ingeniero de la NASA, Mark Rober decidió ponerle punto final al caso.

Rober aprovechó uno de los productos del gigante de la tecnología Apple, un HomePod, para crear una “bomba” de purpurina y gases fétidos que gracias a los cuatro smartphones Android que la conforman permite grabar a la víctima.

El ladrón que bien puede pensar que se está llevando a casa el “premio gordo” recibe en su lugar una dosis de brillo y olores fétidos que tardarán días en desaparecer.

Rober explica en un vídeo que subió a YouTube que todo empezó cuando la policía se negó a ayudarlo luego de que le intentaron robar unos paquetes. Por eso, tomó la justicia con sus manos y decidió resolverlo a su manera.

Usuarios de los altavoces 'Echo' podrán disfrutar de Apple Music a partir de diciembre

Sin necesidad de usar la violencia, Rober disfrazó un dispositivo Apple para darles una lección a “los amigos de lo ajeno”. El diseño cuenta con tecnología GPS, cuatro cámaras equipadas con LTE y montones de purpurina tan fina que ni las aspiradoras pueden con ella.

Demoró seis meses en construir su tan preciada “venganza”, lo que va completamente de la mano con la expresión “la venganza es un plato que se come frío”. Definitivamente, Rober demostró que solo hace falta ser más inteligente y paciente que cualquier ladrón, y las personas se están volviendo locas en Twitter por su invento.

Más en TekCrispy