La epilepsia puede ser un trastorno severo que conlleva peligrosas consecuencias para las personas que lo padecen. Lo peor de todo esto es que, en la mayoría de los casos, los tratamientos recetados no son totalmente efectivos.

Sin embargo, de acuerdo a los resultados de un estudio reciente, implantar células madre directamente en el cerebro podría detener las convulsiones desde su origen. Esto sería una esperanza para todas aquellas personas que se ven afectadas por la epilepsia.

Así es como la ilusión óptica del año engaña a tu cerebro

Las células madre podrían ser una esperanza para los pacientes con epilepsia

La epilepsia es un trastorno neurológico caracterizado por la ocurrencia recurrente de convulsiones. Estas se producen debido a un desequilibrio entre las células excitatorias del cerebro y las células inhibitorias. Específicamente, las células excitatorias producen el disparo de las células inhibitorias que pretenden bloquear la activación.

En pocas palabras, se produce una convulsión cuando la excitación dispara la inhibición. Asimismo, en algunos pacientes, el disparo excitatorio se produce en una estructura cerebral específica, llamada hipocampo, y luego se propaga hacia otras partes del cerebro.

Sobre la base de esto, un equipo de investigadores se propuso evaluar los efectos de reforzar los procesos inhibitorios sobre la ocurrencia de las convulsiones. Para ello, en primer lugar, los investigadores inyectaron una sustancia química que produce daños cerebrales a un grupo de 38 ratas. El objetivo era lograr que los roedores tuvieran convulsiones espontáneas.

Una semana luego de esto, los investigadores implantaron células madre de células inhibitorias cerebrales en el hipocampo de la mitad de las ratas. De esta manera, se observó que cinco meses después, las ratas que recibieron el implante tuvieron un 70% menos convulsiones que las ratas sin implantes.

Posteriormente, para verificar los resultados, a cinco de las ratas que habían recibido el implante, se les administraron células modificadas genéticamente para inhibirse cuando los roedores recibían un medicamento. Así, se observó que las ratas que habían recibido el medicamento presentaban casi la misma cantidad de convulsiones que los roedores a los que no se les había hecho el implante de células madre.

A pesar de los resultados satisfactorios, se requieren más investigaciones

Aún faltan muchas investigaciones para poder aplicar la técnica en seres humanos.

A modo de síntesis, tras implantar células madre de células inhibitorias cerebrales en un grupo de ratas con epilepsia, se observó una disminución importante en la cantidad de convulsiones que presentaban. Esto sugiere que reforzar el funcionamiento de las células inhibitorias en el hipocampo podría ser un abordaje terapéutico adecuado para tratar la epilepsia.

Aún más, luego del experimento, las disecciones de los cuerpos de las ratas demostraron que las células implantadas en el hipocampo habían sobrevivido. Por tanto, los investigadores concluyen que el tratamiento pudiese funcionar para personas que sufren de convulsiones originadas en el hipocampo.

Así es como nuestro cerebro decide si nos arriesgamos o no

La mayoría las veces, la única opción de estas personas para tratar su epilepsia implica una cirugía para extirpar la estructura. Sin embargo, este procedimiento está sujeto a múltiples efectos negativos no deseados. En este caso, el método diseñado por los investigadores podría funcionar.

Además, si las células implantadas estuviesen hechas de la propia piel de los pacientes, sería posible omitir los medicamentos que pretenden evitar el rechazo. No obstante, son necesarios más estudios antes de que esto pueda ser implementado en humanos.

Referencia: Human induced pluripotent stem cell-derived MGE cell grafting after status epilepticus attenuates chronic epilepsy and comorbidities via synaptic integration, (2018). https://doi.org/10.1073/pnas.1814185115

Más en TekCrispy