Los transeúntes locales y extranjeros de West End, una de las zonas más populares de Londres, Inglaterra, serán escaneados por primera vez con la herramienta de reconocimiento facial de la policía. Según un informe de The Telegraph, la tecnología permitirá a las autoridades vigilar a miles de ciudadanos mientras realizan sus compras navideñas, y comparar sus rostros en tiempo real con una base de datos de criminales.

En dicha base de datos está contenida una lista de criminales violentos que anteriormente han estado bajo custodia de la policía. La institución confirmó que la tecnología se pondrá a prueba en Piccadilly, Soho, Leicester Square y Circus, durante al menos 8 horas durante el lunes y martes de la semana entrante.

Ivan Balhatchet, quien trabaja como director estratégico de la tecnología de reconocimiento facial en vivo para el Servicio de Policía Metropolitana de Londres, declaró a la prensa:

La policía está desarrollando actualmente el uso de la tecnología de reconocimiento facial en vivo y nos hemos comprometido a diez pruebas durante los próximos meses. Ahora estamos llegando al final de nuestros ensayos cuando se completará una evaluación completa.

El anuncio de esta tecnología se produce en medio de las preocupaciones sobre el uso de reconocimiento facial y su efectividad en el país. La semana pasada, el Comisionado de Información de Gran Bretaña inició una investigación sobre el tema.

Por su parte, la policía ha justificado el uso público de la tecnología para labores de vigilancia criminal, afirmando lo siguiente:

La tecnología se utilizará abiertamente con una presencia clara y uniforme y los folletos de información se difundirán al público. Los carteles con información sobre la tecnología también se mostrarán en el área.

El sistema de reconocimiento facial se colocará en furgonetas, que recorrerán las zonas definidas por la policía para probar la tecnología. Sin embargo, no deja de ser polémica esta situación, dado que previamente el sistema no ha demostrado éxito y no está regulado por ninguna ley que proteja la privacidad de los ciudadanos.