Intel Security Mcafee

Según un informe de la firma rusa de seguridad cibernética Kaspersky Lab, el secuestro de computadoras para minar ilegalmente criptomonedas ha superado al ransomware como la mayor amenaza cibernética en Medio Oriente, Turquía y África. Así publicó Bloomberg el 14 de diciembre.

La investigación muestra que los ataques de criptojacking se han multiplicado por cuatro en la región, de 3.5 millones en 2017 a 13 millones este año. Lo más preocupante es que probablemente estos incidentes continúen dado el mayor uso de las monedas digitales, dijo Kaspersky.

Un informe publicado por Kaspersky en noviembre declara que la razón del aumento del malware cryptojacking en comparación con el ransomware “puede deberse al hecho de que las personas de los mercados en desarrollo no están tan dispuestas a pagar un rescate“. Ya que el ataque con ransomware involucra el bloqueo de los archivos personales de las victimas a cambio de una suma de dinero.

El criptojacking no afecta solo los usuarios de PC, sino que también los teléfonos inteligentes son atacados por software de minería no autorizado: desde el período 2016-2017 hasta el período 2017-2018, este tipo de ataques aumentaron un 9,5 por ciento.

Respecto a este, Fabio Assolini, investigador principal de seguridad de Kaspersky, dijo a que “la región de [Oriente Medio, Turquía, África] se está volviendo más atractiva para los ciberdelincuentes, ya que los ataques financieros y de criptojacking toman protagonismo“. Assolini también afirmó que estos ataques se están convirtiendo cada vez más populares porque son más sigilosos que los realizados con ransomware.

Sin embargo, el aumento en la popularidad de este tipo de malware no ha sido global. Por ejemplo, este año registró una disminución del 15 por ciento en Zambia y del 11 por ciento en Uzbekistán, según la firma de ciberseguridad.

Hay que sñalar que Kaspersky no está libre de controversia. En 2017, el Departamento de Seguridad Nacional de los EEUU. Prohibió el uso de su software por parte de agencias federales en medio de preocupaciones sobre los vínculos de la compañía con el gobierno ruso.