Revolut

La startup Revolut, de Fintech, finalmente se ha convertido en un banco. Así lo informó en una publicación el portal Tech Crunch el pasado miércoles 12 de diciembre.

Revolut hizo su solicitud de licencia a través del Banco de Lituania. Aunque esperaba su aprobación para operar como banco europeo para la primera mitad del año 2018, finalmente la compañía ha logrado obtenerla y salir de los procesos regulatorios.

La compañía se encuentra “aprovechando las reglas de pasaporte para operar en otros países europeos”. Esto se refiere a las leyes que permiten que los bancos que conforman el mercado europeo, funcionen también en el territorio de los estados miembros. Con ello, los usuarios de la compañía podrán notar ciertos cambios que se suscitarán en los meses venideros.

Actualmente, funciona como una billetera electrónica en la que se pueden recargar fondos de diferentes formas. Ahora bien, Revolut planea lanzar sus nuevas funciones para el Reino Unido, Alemania, Polonia y Francia. Los usuarios residentes de estos países podrán tener una cuenta corriente real y una tarjeta de débito no prepagada en pocos meses.

Como es de esperar, la startup también aspira ofrecer sobregiros y préstamos a sus clientes, tal como otras entidades bancarias. Ofrecer créditos es una de la mejores formas de generar ingresos, y la mayoría de las empresas de fintech optan por esta estrategia.

De igual forma, una vez que se transfiera el dinero a la propia infraestructura de Revolut, los depósitos de los usuarios se cubrirán hasta € 100,000, siguiendo el Plan Europeo de Seguro de Depósitos.

En la actualidad, diariamente, entre 8,000 y 10,000 personas empiezan a utilizar Revolut al abrir una cuenta. A su vez, estos usuarios generan US$ 4 millones en volumen de transacciones cada mes.

Por último, es importante acotar que actualmente es muy fácil crear una cuenta en Revolut, puesto que los usuarios no deben pasar por muchos procesos de verificación de identidad respecto a KYC. Sin embargo, con esta noticia, dicha situación cambiará.