El acné puede ser el detonante de problemas psicológicos importantes.

El acné es una condición cutánea sumamente común. Generalmente, esta condición se desarrolla en la adolescencia; sin embargo, puede aparecer en otras etapas de la vida. Así, a pesar de ser algo común, muchas personas sufren al lidiar con el acné. En este sentido, las marcas en la piel pueden mermar la autoestima de las personas y disminuir su confianza en sí mismas.

A pesar de ello, aún no existen tratamientos realmente efectivos y libres de efectos secundarios contra esta condición. Sin embargo, tras llevar a cabo un estudio genético, un equipo de investigadores sugiere que las causas del acné podrían estar en nuestros genes. Esto podría significar el desarrollo de más y mejores tratamientos contra este padecimiento.

Genoma del mosquito Aedes aegypti podría ser clave en la lucha contra el dengue

A pesar de ser una condición frecuente, no hay muchas opciones disponibles para tratar el acné

El acné se produce por la acumulación excesiva de grasa y residuos en los poros de la piel. En este caso, los poros acumulan grandes cantidades de grasa, lo que produce infecciones, enrojecimiento e inflamación.

Aún mas, cuando el acné es extremadamente severo, puede producir cicatrices, dejando la piel marcada de por vida. De hecho, se ha observado que el acné severo puede dejar cicatrices graves en la piel hasta en el 20% de los pacientes. Para las personas que sufren de esta condición, esto puede traducirse en problemas de autoestima y otros problemas psicológicos.

A pesar de la gran prevalencia de esta condición cutánea, todavía no se han desarrollado tratamientos totalmente efectivos para combatirla. Las primeras líneas de acción contra el acné incluyen el uso de cremas tópicas, lavado y píldoras hormonales. No obstante, estos métodos son costosos, tienen poca efectividad y están asociados a efectos secundarios no deseados.

Actualmente, uno de los mejores tratamientos disponibles es la isotretinoína ya que disminuye la producción de aceite en la piel. Sin embargo, no es efectivo en todos los casos y produce efectos secundarios como fatiga, piel seca, mareos, dolores articulares, entre otros. Teniendo esto en cuenta, es válido afirmar que se requieren urgentemente nuevos métodos de tratamiento contra el acné.

Bajo esta premisa, un equipo de investigadores desarrolló un estudio genético a gran escala que permitió la identificación de una serie de marcadores genéticos para el acné que podrían arrojar luces respecto a un mejor abordaje terapéutico y preventivo contra la condición.

Nuestros genes podrían ser clave a la hora de luchar contra el acné

El acné severo puede dejar cicatrices en la piel de hasta el 20% de los pacientes.

En particular, los investigadores compararon el genoma de aproximadamente 27.000 personas. Entre todos los participantes, 5.602 padecían de acné severo. A partir de ello, se identificaron 15 regiones del genoma que podrían estar asociados al acné severo. En esta línea, 12 de estas 15 regiones no habían sido analizadas hasta el momento con el acné.

Adicionalmente, los investigadores notaron que muchas de las regiones del genoma analizadas estaban relacionadas de alguna forma con los folículos pilosos. En este sentido, se observó que los genes asociados a la estructura y el funcionamiento de los folículos pilosos, se relacionan con el desarrollo de acné.

Científicos identifican el gen causante de la alopecia infantil

Al respecto, los investigadores asegura que es posible que ciertas variaciones genéticas asociadas a los folículos pilosos podrían hacerlos más propensos a las bacterias y a la inflamación. Es decir, existe la posibilidad de que los genes afecten la forma en la que los folículos pilosos acumulen grasa y residuos, influyendo sobre el desarrollo y la gravedad del acné.

No obstante, aún hacen falta más investigaciones para llegar a conclusiones definitivas. Por el momento, los investigadores plantean que el descubrimiento de estos mecanismos podría inspirar el desarrollo de mejores tratamientos para el acné.

Referencia: Genome-wide meta-analysis implicates mediators of hair follicle development and morphogenesis in risk for severe acne, (2018). https://doi.org/10.1038/s41467-018-07459-5

Más en TekCrispy