Aunque también responde a voluntad, de manera similar a respirar, parpadear tiene un origen involuntario. Este reflejo de los párpados impide que cuerpos extraños penetren en los globos oculares y ayuda a mantenerlos lubricados.

Si bien los bebés apenas parpadean, en los adultos este acto reflejo se realiza con más frecuencia de lo que cabría esperar: alrededor de 13.500 veces al día, un nivel de repetición que, por exceder lo requerido para el mantenimiento y protección de los ojos, ha desconcertado a los científicos.

Así fue como el símbolo arroba revolucionó el campo de la comunicación humana

Una señal no verbal

En este sentido, un equipo de investigadores del Instituto Max Planck de Psicolingüística, se propuso determinar si un movimiento tan subliminal como el parpadeo, podría ser una forma de retroalimentación conversacional, similar a asentir con la cabeza.

Los bebés parpadean tan sólo dos o tres veces por minuto y en ocasiones, llegan a parpadear tan poco como una vez por minuto.

Los resultados del estudio realizado sugieren que al momento de entablar una conversación, inconscientemente, los humanos perciben el parpadeo como una señal no verbal, y como tal, el reflejo influye en la forma en que las personas se hablan entre sí.

En investigaciones previas se ha demostrado que las personas parpadean durante las pausas naturales de una conversación, pero hasta ahora nadie había probado el uso subconsciente del parpadeo para transmitir comentarios conversacionales.

Para probar esta idea, el equipo de investigadores desarrolló un experimento basado en la realidad virtual, en el que 35 voluntarios adultos interactuaban con un avatar generado por computadora, cuyas señales no verbales eran controladas por los investigadores.

Mientras los participantes respondían las preguntas, el avatar asintió y parpadeó. En una configuración, los parpadeos del avatar fueron largos, con una duración aproximada de 600 milisegundos, y en otra, fueron cortos, de unos 200 milisegundos.

Imperceptible, pero influyente

Aunque ninguno de los participantes informó haber notado una variación en el parpadeo del avatar, reaccionaron inconscientemente de manera diferente a parpadeos cortos y largos. Los parpadeos más largos, por ejemplo, provocaron una respuesta más corta del orador.

Los resultados del estudio muestran que el parpadeo actúa como un tipo de comunicación no verbal que afecta la comunicación cara a cara.

Los investigadores explican que los parpadeos largos le indican al orador de una conversación que el oyente tiene suficiente información.

Los autores del estudio manifiestan que los hallazgos sugieren que las personas usan el parpadeo para comunicar comprensión cuando se hablan entre sí, y adicionalmente, demuestran el poder de las señales no verbales.

Así es como nuestros ojos reflejan nuestros errores

Estos resultados muestran que inconscientemente los hablantes percibieron la sutil diferencia entre parpadeos cortos y largos, y apoyan la idea de que una conversación es una actividad conjunta, que implica contribuciones tanto del hablante como del oyente.

En conjunto, los hallazgos indican que incluso un movimiento tan sutil como el parpadeo, puede servir como un tipo de comunicación no verbal que afecta la comunicación cara a cara.

Referencia: Eye blinks are perceived as communicative signals in human face-to-face interaction. Plos One, 2018. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0208030

Más en TekCrispy