Un equipo de investigadores ha logrado la reconstrucción más detallada hasta la fecha de un antiguo marsupial australiano llamado “León Marsupial”. Gracias a esto, los científicos han podido apreciar interesantes detalles sobre este misterioso animal.

En líneas generales, el león marsupial tenía la morfología de un demonio de Tasmania, escalaba como los koalas y tenía la fuerza de un león. No obstante, hasta el momento, este animal seguía representando un misterio para los científicos.

Logran la reconstrucción más detallada del león marsupial hasta la fecha

De acuerdo a estimaciones, el antiguo león marsupial se extinguió hace unos 45.000 años atrás en la historia. No obstante, no fue sino hasta el año de 1850 cuando sus restos fueron descubiertos por primera vez. En ese momento, un naturalista británico, llamado Richard Owen, le confirió el nombre de Thylacoleo carnifex. Esto se traduce como “león marsupial cortador de carne”.

Más adelante, entre los años sesenta y setenta, se encontraron otros restos de este animal. Sin embargo, el primer esqueleto completo de este marsupial fue descubierto en 2002, en una cueva bajo la llanura de Nullarbor, en Australia Occidental. Luego de ello, otros dos esqueletos bastante completos fueron descubiertos en Naracoorte, en Australia del Sur.

A partir de estos descubrimientos, Rod Wells, de la Universidad de Flinders, y su equipo, se han dedicado a analizar estos registros fósiles a fin de comprender mejor a este misterioso marsupial. Gracias a ello, recientemente, han logrado la reconstrucción más detallada del T. carnifex hasta la fecha.

En este sentido, se estima que este marsupial medía más de un metro de largo y aproximadamente medio metro de alto al estar sobre sus cuatro patas. Asimismo, se cree que pesaba unos 100 kilogramos. Tal como el resto de los marsupiales, llevaba sus crías en una bolsa especial.

Así, se cree que el T. carnifex era semejante a los demonios de Tasmania, solo que con un tamaño 10 veces mayor. En comparación, tenían la misma espalda rígida y cola fuerte de estos animales, permitiéndoles mantener el equilibrio mientras arrancaban pedazos de sus presas con sus patas y sus enormes dientes.

El león marsupial parecía un demonio de Tasmania, comía como un león y trepaba como un koala

Hasta el momento, este misterioso animal había sido esquivo para los científicos.

Este animal, curioso por demás, podría decirse que tenía características similares a tres animales; a saber, los demonios de Tasmania, los leones y los koalas. Al analizar el desgaste en las dentaduras fosilizadas se sugiere que estos marsupiales eran carnívoros que cortaban y tragaban a sus presas sin masticar. De hecho, se estima que la fuerza de su mordida era similar a la de un león africano.

Asimismo, se cree que las presas favoritas de este marsupial eran canguros y wombats. No obstante, sus características morfológicas sugieren que no perseguía a sus presas, sino que cazaba a partir de emboscadas o hurtaba sus alimentos.

Por otro lado, la estructura ósea del T. carnifex refleja que eran hábiles trepadores, tal como los koalas de hoy en día. Esto le permitía entrar y salir de las cuevas donde arrastraba a sus presas para mantenerlas alejadas de otros depredadores.

Finalmente, los investigadores no están seguros sobre las causas de extinción de este marsupial. No obstante, su extinción coincide con el final de la megafauna australiana, luego de que los seres humanos ocuparan el continente por primera vez. Aun así, no está claro si el fin de esta especie se debe a la caza desmedida o al cambio climático.

Referencia: New skeletal material sheds light on the palaeobiology of the Pleistocene marsupial carnivore, Thylacoleo carnifex, (2018). https://doi.org/10.1371/journal.pone.0208020