La sonda InSight de la NASA, que completó un aterrizaje histórico sobre suelo marciano a finales de noviembre, ha capturado su primera selfie en el Planeta Rojo.

La imagen, tomada con la cámara de su brazo robótico de 1,8 metros de largo, es un mosaico formado por once imágenes diferentes. Esta técnica de captura también fue utilizada por la misión Curiosity de la NASA, donde se tomaron varias imágenes superpuestas que luego fueron unificadas.

En la fotografía, se pueden apreciar la mayoría de los elementos externos que componen la sonda, incluyendo el panel solar, la cubierta, el módulo de aterrizaje y los instrumentos científicos. A través de un comunicado, el Jet Propulsion Laboratory del Instituto de Tecnología de California, reveló además una imagen capturada por InSight sobre el espacio de trabajo que rodea la sonda:

Los miembros del equipo de la misión también han recibido su primer vistazo completo al “espacio de trabajo” de InSight: la media luna de terreno de aproximadamente 14 por 7 pies (4 por 2 metros) directamente enfrente de la nave espacial. Esta imagen es también un mosaico compuesto por 52 fotos individuales.

En las próximas semanas, los ingenieros de la NASA decidirán dónde colocar los instrumentos de InSight en el espacio de trabajo que se aprecia en la imagen revelada hoy. Posteriormente, el equipo colocará cuidadosamente el sismómetro y la sonda de flujo de calor sobre la superficie de Marte a través del brazo robótico de la nave.

EE.UU. sube la apuesta a los planes de Rusia para colonizar la luna en 2040

Según la NASA, la sonda de flujo de calor y el sismómetro funcionan correctamente en terrenos nivelados, por lo que se debe evaluar minuciosamente el terreno para evitar rocas de más de media pulgada que puedan impedir un buen funcionamiento de los instrumentos. Sin embargo, Bruce Banerdt, investigador de InSight, afirmó que la ausencia de colinas, rocas y agujeros ofrecen condiciones más seguras para las herramientas del equipo.

Más en TekCrispy