Google Allo Web

Skattestyrelsen (SKAT), la agencia fiscal danesa, comenzará un proceso de represión contra todos aquellos ciudadanos que intercambiaron bitcoins en una plataforma de intercambio finlandesa sin declarar.

Según la información publicada por la Agencia Tributaria Sueca, existe un total de 2,700 daneses que compraron alrededor de US$ 5.80 millones en bitcoins en plataformas de intercambio; estos, habrían vendido los activos en US$ 6.1 millones en moneda local. El problema radica en que dichas cifras sugieren que se hicieron aproximadamente US$ 12 millones en transacciones de bitcoins que no aparecen en los registros financieros de los años 2015 y 2017.

Los ciudadanos daneses que han comerciado bitcoin a lo largo de los años podrían verse en aprietos legales con el anuncio realizado por el regulador fiscal danés. Las noticias de medios locales informan que lo inspectores de impuestos daneses se encuentran estudiando de manera muy minuciosa las ganancias y pérdida de los comerciantes de bitcoins.

Se encontró que algunos de ellos, invirtieron cantidades inferiores a 10,000 coronas, mientras que muchos otros compraron y vendieron dicha criptomoneda por cantidades que superan el millón de coronas.

Respecto a ello, Karin Bergen ha confirmado que ya comenzó la revisión de las cifras, y que perseguirán a todas aquellas persona que no declararon sus operaciones de bitcoins. Advirtió que:

“Si ha negociado con bitcoins en el intercambio de bitcoins finlandés específico y no ha especificado ninguna ganancia, entonces puede escuchar nuestras opiniones para que podamos establecer sus impuestos”.

Por su parte, Ole B. Sørensen, presidente del departamento de datos personales de SKAT, separó en dos grupos los tipos de operaciones más usuales entre los daneses:

“Hay dos tipos de operaciones. Uno es lo que quiero llamar un comercio curioso, que es de unos pocos miles de dólares. Y luego están aquellos que han estado negociando por enormes cantidades”.

Payam Samarghandi, un abogado conocer del bitcoin en Dinamarca, ha confirmado que dicha criptomoneda es un activo sujeto a impuestos en el territorio. Explicó también la razón por la que apena ahora sale a flote el tema de los impuestos:

“En el momento de la compra, el propietario no tenía que pagar ningún impuesto por ello. Pero cuando lo vendió a una tasa significativamente mayor, las ganancias que obtuvo se volvieron imponibles”.

Los informes de SKAT también señalan que se han conseguido problemas mayores en lo que respecta a la actividad comercial pero a nivel de instituciones. El regulador ha informado que también empezarán a aplicar medidas los próximos meses.