A medida que aumentan los niveles de estrés, la pupila se dilata y los movimientos de los ojos son más erráticos.

Son pocas las personas las que pueden ufanarse de no estar expuestas a ciertos niveles de estrés ante determinadas situaciones. Así, diversas publicaciones han catalogado el estrés como el trastorno del milenio. En vista de esto, son muchas las investigaciones que se han llevado a cabo sobre el tema.

Con el objetivo de desarrollar indicadores de los niveles de estrés a los que pueden estar sometidos los trabajadores de diferentes ámbitos, un equipo de investigadores desarrolló un estudio a partir del cual se descubrió que los ojos reflejan el estrés que experimentamos. Esto podría funcionar como una señal de alarma a la hora de regular las cargas de trabajo.

Tus ojos pueden estar llenos de bacterias, y eso es algo bueno

Nuestros ojos revelan los niveles de estrés a los que estamos sometidos

El estrés está asociado a la activación del sistema nervioso simpático. Esto quiere decir que, ante situaciones estresantes, nuestro organismo activa respuestas de alarma. Estas incluyen tensión muscular, taquicardia, aumento de la frecuencia respiratoria, sudoración, entre otras.

Al respecto, se han llevado a cabo investigaciones en torno a la relación entre las cargas de trabajo y las consecuencias físicas del estrés. Sin embargo, se han dejado de lado los aspectos relacionados al bienestar mental de los trabajadores.

Teniendo esto en cuenta, un equipo de investigadores se propuso encontrar indicadores de posibles respuestas de estrés en personas que están sometidas a altas cargas laborales. De esta manera, se descubrió que el tamaño de la pupila podría ser clave a la hora de conocer el estado mental de una persona mientras trabaja.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores compararon datos respecto a las cargas de trabajo con sus observaciones en torno a la respuesta pupilar de un grupo de participantes en un experimento. En este sentido, se simularon escenarios de trabajo estresantes, en tanto se medían las respuestas oculares de los trabajadores.

Así, se evaluó la respuesta de los participantes ante cambios inesperados, como el sonido de alarmas, en tanto se capturaba el movimiento y el funcionamiento de sus ojos. De esta forma, se observó que a medida que las tareas se hacían más estresantes, los movimientos oculares de los participantes se volvían cada vez más erráticos.

En la misma línea, se observó una relación inversa entre la dimensión fractal de la dilatación pupilar y las cargas de trabajo de las personas. Esto quiere decir que en la medida en la que las personas experimentaban mayores cantidades de estrés, la pupila se mostraba más dilatada.

La idea es evitar la sobrecarga de trabajo en los entornos laborales

La idea de usar estos indicadores es mantener los niveles de estrés en constante vigilancia para evitar problemas más complejos.

Tras evaluar las respuestas oculares de los participantes en diferentes escenarios posibles en un entorno laboral, se descubrió que los ojos reflejan fielmente el estado mental de las personas. Específicamente, a mayor estrés, más erráticos son los movimientos oculares y mayor es la dilatación de la pupila.

Teniendo esto en cuenta, se sugiere que la dilatación de la pupila podría ser un indicador del estado mental de las personas en entornos laborales altamente estresantes. Esto, según los investigadores, podría inspirar el diseño de estrategias para evitar estados de sobrecarga mental en trabajadores sometidos a altos niveles de estrés. El fin último, sería diseñar entornos de trabajo más seguros.

Prorrogar una fecha de entrega puede ser más beneficioso de lo que crees

En este sentido, este indicador podría usarse a fin de determinar los niveles de estrés a los que están sometidas las personas, a fin de poner en marcha estrategias que garanticen su bienestar emocional. En este caso, es bien sabido que el estrés afecta el rendimiento y la salud de las personas.

Finalmente, los investigadores se han planteado replicar este experimento incluyendo personas de diferentes edades y características. Asimismo, se pretenden incluir otros indicadores como la frecuencia cardíaca, las reacciones musculares y la actividad cerebral, entre otros.

Referencia: Measuring Workload in a Multitasking Environment Using Fractal Dimension of Pupil Dilation, (2018). https://doi.org/10.1080/10447318.2018.1525022

Más en TekCrispy