Esta semana, Sundar Pichai, el director ejecutivo de Google ha comparecido ante el Congreso de los Estados Unidos para discutir temas de seguridad y el polémico proyecto Dragonfly. Entre las preguntas que realizaron las autoridades, Pichai parece haberse quedado sin respuestas sobre uno de los principales problemas que tiene YouTube: los videos sobre teorías conspirativas.

A pesar de los numerosos escándalos que han tenido lugar en la plataforma de videos, y de que Google ha actualizado su algoritmo para evitar que se publique este tipo de contenidos, realmente no hay un plan más allá para terminar con el conflicto de raíz.

Cuando a Pichai se le preguntó por qué estos videos seguían saliendo en la plataforma, el CEO explicó –en una tónica muy similar a la de Jack Dorsey con los conspiracionistas en Twitter– que para YouTube es importante respetar los diversos puntos de vista de las personas y que solo los remueven cuando violan algunas de sus normas.

“YouTube debería tener opiniones diversas”

Esta fue una de las frases que Pichai espetó durante su comparecencia ante el Congreso, refiriéndose precisamente a la política que la compañía aplica en estos casos. “YouTube es una plataforma importante. Queremos permitir diversas perspectivas y opiniones, pero tenemos normas en el camino”, explicó el CEO. “Cuando encontramos violaciones a nuestras políticas, eliminamos esos videos”.

¿Y exactamente cuáles son esas políticas? En la página de YouTube se puede leer una lista de todos los aspectos que un creador de contenido debe tomar en cuenta para que su material cumpla con los parámetros. Según indican en la publicación, las normas de la comunidad no permiten desnudos o contenido sexual, contenido dañino o peligroso, incitación al odio, violencia gráfica, ni acoso.

Crea tu propio streaming con listas de YouTube en Stream Forever

Cuesta entender que YouTube aún mantenga videos de cospiracionistas que sí incurren en algunas de estas conductas, incluso el Representante al Congreso por el Partido Demócrata, Jamie Raskin, preguntó a Pichai al respecto:

“Es su posición que es algo que quisieran hacer, pero hay una avalancha de tal material, y realmente no hay nada que se pueda hacer, así que debe ser el usuario quien tenga cautela cuando ingrese a YouTube?”.

Ante la interrogante, el CEO reconoció que es un área en la que aún queda trabajo por hacer, pero por lo que explicó, tampoco deja mucha esperanza de que estos videos desaparezcan en un futuro. Simplemente seguirán haciendo lo que han hecho hasta ahora mientras más videos sobre teorías conspirativas, racismo, odio y violencia siguen circulando por la plataforma.

Más en TekCrispy