Cloudbleed

De acuerdo al principal portal de noticias holandés, DeTelegraaf, todas las compañías proveedoras de servicios de criptomonedas deberán adquirir una licencia para poder continuar en dichas operaciones. Así se anunció en una publicación el pasado martes 11 de diciembre.

Todos los proveedores de servicios de criptomonedas deberán obtener una licencia emitida por el Banco Central de Países Bajos. Esta resolución se ha aplicado con la expectativa de evitar que se utilicen dichos activos para llevar a cabo actividades ilícitas, como lavado de dinero proveniente de crímenes, o bien el financiamiento del terrorismo.

Y es que, de acuerdo a lo planteado en la publicación, el carácter anónimo de las criptomonedas, ha dado pie para que estas se conviertan en un medio fácil para el desarrollo de delitos financieros como los ya mencionados.

Para evitar que esto ocurra, existen ciertos requisitos que deben cumplir las compañías para obtener la licencia mencionada. Estas deberán saber quiénes son sus clientes, y hacer reporte de todas las transacciones inusuales que se procesen. Esta información será monitoreada por el banco central holandés, De Nederlandsche Bank (DNB).

En el comunicado se ha especificado además que  “las partes interesadas todavía pueden responder a la factura”. Dicho esto, es probable que se incluyan más medidas para reducir los riesgos de que las compañías proveedoras de servicios de criptomonedas incurran en delito como lavado de dinero. También se ha resaltado que de esta manera, podrán implementarse una reglamentación mucho más estricta en el comercio de arte y corredores.

Es importante señalar que durante el mes de agosto, un ejecutivo del banco central holandés expresó que no considera las criptomoneda como “dinero real”. A pesar de ello, afirmó que el banco no tiene intenciones de prohibirlas. Ahora bien, la misma entidad bancaria sostuvo que los cambios registrados en los precios del Bitcoin (BTC) coinciden con las búsquedas de dicha criptomoneda en el buscador de Google.

Más en TekCrispy