El fabricante de coches Tesla Motors ha solicitado más de US$ 167 millones en una demanda contra uno de sus ex empleados por el supuesto robo de información confidencial de la compañía.

Según la demanda, presentada el pasado mes de junio, Martin Tripp, quien se desempeñaba en las instalaciones de la compañía como ingeniero de procesos, exportó datos confidenciales de los ordenadores de Tesla y ha realizado acusaciones falsas a la prensa contra la empresa. Una de estas acusaciones tiene que ver con el hecho de que Tesla habría incurrido en prácticas indebidas de fabricación, al ofrecer baterías dañadas para sus coches.

A finales de noviembre, un informe reveló que los abogados de Tripp planean presentar un documento para remover a Elon Musk, CEO de Tesla, y a otros 10 directivos que habrían tenido conocimiento de estas prácticas. En ese momento, los abogados dijeron:

Tesla se ha opuesto al deseo del Sr. Tripp de tomar más de diez declaraciones. En este caso, donde el Sr. Tripp está siendo demandado por más de US$ 167 millones y ha presentado contrademandas contra Tesla (más de diez), las declaraciones son ciertamente razonables y apropiadas.

De momento, Tesla no ha emitido comentarios adicionales sobre el caso. La demanda, presentada ante un tribunal de Nevada, representa el seguimiento de otra denuncia de la compañía contra un ex empleado, cuyas declaraciones son similares a las de Tripp.

Elon Musk muestra con realidad virtual cómo serán las estaciones Hyperloop

En julio, Tripp demandó a Tesla ante la Comisión de Valores e Intercambio de EE.UU, afirmando que Tesla omitió errores importantes de fabricación en sus reportes para los inversionistas, engañando no solo a los usuarios sino a los promotores del capital con el que la compañía lidera actualmente el mercado de coches autónomos.

Anteriormente, Tripp era representado por una firma de abogados llamada Meissner Associates, sin embargo, el ingeniero ahora se representa a sí mismo.

Más en TekCrispy