Los investigadores demostraron que aún existen prejuicios en torno a las mujeres a la hora de desempeñar alguna labor intelectualmente desafiante.

Con el auge de los movimientos por la igualdad entre hombres y mujeres, se han observado cambios en torno a las perspectivas de la ideología de género. Sin embargo, aún quedan temas por resolver.

En este sentido, de acuerdo a un estudio reciente, aún existen prejuicios contra las mujeres que desempeñan cargos intelectualmente desafiantes. Específicamente, tras varios experimentos, se demostró que tanto hombres como mujeres tienden a elegir hombres para desempeñar cargos en los que la inteligencia es una habilidad importante.

Ingrediente activo de la marihuana puede causar cambios genéticos en las células espermáticas

Existen prejuicios que afectan a las mujeres a la hora de desempeñar algún cargo intelectualmente desafiante

A pesar de los avances en el campo de la ideología de género, aún hay aspectos que deben resolverse. En este caso, se ha demostrado que todavía existen prejuicios contra las mujeres en circunstancias en las que la inteligencia representa la clave del éxito. Lo peor del caso es que esto se observa tanto en niños como en adultos.

Para estudiar esto, Andrei Cimpian, un Profesor Asociado en el Departamento de Psicología de la Universidad de Nueva York, diseñó una serie de experimentos. En el primero de ellos, se le solicitó a 1.150 personas que recomendaran a candidatos para un determinado cargo laboral.

Específicamente, a la mitad de las personas se les indicó que en este cargo se requería de grandes capacidades intelectuales; es decir, los requisitos incluían un alto coeficiente intelectual, habilidades de razonamiento superiores e inteligencia excepcional. Por su parte, a la mitad restante de los participantes, no se les exigieron estos rasgos como criterio de selección.

De esta manera, se descubrió que cuando las descripciones del perfil de cargo incluían habilidades intelectuales superiores, era más probable que los participantes recomendaran a un hombre.

En particular, se observó que ante criterios basados en grandes capacidades intelectuales, las probabilidades de recomendar a una mujer eran del 43,5%. Por otro lado, cuando el perfil del cargo no exigía una inteligencia superior, las probabilidades de recomendar a una mujer eran del 50,8%.

En comparación, las probabilidades de recomendar a una mujer eran 25,3% más bajas cuando el perfil de cargo hacia énfasis en las capacidades intelectuales. Lo más curioso del caso es que tanto hombres como mujeres mostraron niveles semejantes de prejuicios de género.

Estos prejuicios afectan tanto a las niñas como a las mujeres

Los estereotipos de género nos afectan desde la infancia.

Adicional a esto, los investigadores diseñaron un experimento con niños pequeños. Para ello, se trabajó con 192 niños de edades comprendidas entre los 5 y los 7 años, a quienes se les solicitó que escogieran un equipo de juego. A la mitad de los niños se les indicó que se trataba de un juego para personas sumamente inteligentes, mientras que al resto de los participantes no se les ofrecieron indicaciones particulares.

En este sentido, los niños debían seleccionar tres compañeros de un total de tres niños y tres niñas. Así, en un principio, los niños seleccionaron compañeros de su mismo género. Sin embargo, en la última ronda de selección se observó las niñas se elegían en menor proporción cuando se jugaría un juego para niños inteligentes.

En pocas palabras, cuando el juego en cuestión dependía de habilidades intelectuales superiores, las niñas solo tenían un 37,6% de probabilidades de ser elegidas. Cuando se dejaba de lado la inteligencia, las niñas tenían un 53% de probabilidades de ser elegidas.

Este es el origen de los símbolos feministas

Por tanto, los investigadores sugieren que todavía existen prejuicios en contra de las mujeres a la hora de desempeñar cargos intelectualmente desafiantes, pues los hombres siguen teniendo más probabilidades de ser escogidos. Esto podría explicar las bajas tasas de representación en campos intelectualmente desafiantes como la física y la filosofía.

Aún más, lo preocupante del caso es que esto es compartido tanto por hombres como por mujeres, en la adultez y en la infancia. Por tanto, es necesario mantener un seguimiento cercano al fenómeno, a fin de implementar medidas que permitan derribar las barreras que mantienen la desigualdad entre hombres y mujeres.

Referencia: Life in the Balance: Are Women’s Possible Selves Constrained by Men’s Domestic Involvement?, (2018). https://doi.org/10.1177/0146167218797294

Más en TekCrispy