Se ha observado un peligroso incremento de la salinidad en las fuentes de agua dulce.

Estudios recientes han demostrado que la actividad del ser humano está cambiando peligrosamente la composición química de las fuentes de agua dulce. Específicamente, se ha observado que la salinidad de los ríos y arroyos está en franco incremento gracias a la actividad humana.

Esto tiene importantes implicaciones que afectan desde el ecosistema, hasta la salud humana. Incluso, este peligroso fenómeno podría afectar la producción agrícola, ya que cada vez serian menos las fuentes de agua dulce aptas para labores de riego.

Las papas pueden sufrir de depresión, pero los científicos saben cómo evitarla

Cada vez son más altos los niveles de salinidad de las fuentes de agua dulce

Siguiendo los resultados de una investigación reciente, en los últimos 25 años, aproximadamente un tercio de las fuentes de agua dulce, como ríos y arroyos, han aumentado sus niveles de salinidad. Aún más, de no hacer nada por resolver este problema, se estima que más del 50% de las fuentes de agua dulce podrían tener al menos un 50% más de sal para el año 2100.

Al analizar las causas de este fenómeno, se descubrió que la mayor parte de las responsabilidades caen sobre la acción del hombre. En este caso, el cambio climático solo explica el 12% del incremento de la salinidad de las corrientes de agua dulce.

Así, las principales causas giran en torno al uso de fertilizantes y sales de deshielo en la agricultura; además, se incluyen otros factores, como las técnicas de limpieza de tierras, la extracción de combustibles fósiles y las estrategias de irrigación agrícola.

Adicional a esto, se ha demostrado que la lluvia ácida, causada por la contaminación del aire, disuelve los materiales que contienen sal, contribuyendo a este fenómeno. De esta manera, se sugiere que la actividad humana está incrementando la salinidad de las fuentes de agua dulce, lo que podría tener peligrosas consecuencias. Para tener un punto de referencia, se encontró que algunas fuentes de agua dulce eran aproximadamente la mitad de saladas que el océano.

¿Qué implicaciones tiene este fenómeno?

El incremento de la salinidad en las fuentes de agua dulce puede tener peligrosas consecuencias.

En síntesis, los investigadores advierten que gracias al mal manejo de las prácticas agropecuarias y la extracción inadecuada de combustibles fósiles, entre otras cosas, los niveles de salinidad de las fuentes de agua dulce son cada vez más altos. Asimismo, este fenómeno podría tener consecuencias devastadoras.

Por ejemplo, cuando sales tales como el bicarbonato de sodio y el cloruro de magnesio entran en las corrientes de agua pueden liberar metales tóxicos que contaminan el ecosistema. En la misma línea, este fenómeno se traduce en una disminución de la acidez y en la calidad del agua, lo que podría afectar la vida de varias especies acuáticas e insectos.

También, esto podría tener un importante impacto sobre los seres humanos. A grandes rasgos, las inversiones para tratar las aguas excesivamente salinizadas pueden tener el costo de hasta 300 millones de dólares anuales. No solo eso, sino que este fenómeno ha dañado un total de 176 millones de dólares en cultivos y 81 millones en viviendas.

Día Mundial del Agua: lo que debes saber

En la misma línea, los niveles de salinidad pueden afectar la salud pública; tal como ocurrió en Michigan cuando se produjo una crisis de salud pública por el agua de un río con altos niveles de salinidad que liberó plomo tóxico en las tuberías de los hogares.

Finalmente, los investigadores advierten que el incremento de la salinidad en las fuentes de agua dulce representan un llamado de atención para la puesta en marcha de estrategias de protección de los recursos hídricos. De no solucionar esto, seremos testigos de un escenario devastador en distintos niveles.

Referencia: Predicting combined effects of land use and climate change on river and stream salinity, (2018). https://doi.org/10.1098/rstb.2018.0005

Más en TekCrispy