Las células dendríticas detectan a los agentes patógenos, los devoran y se los presentan a otras células inmunológicas para desplegar el ataque.

Las terapias basadas en la reprogramación del sistema inmunológico para luchar contra el cáncer han mostrado resultados prometedores; sin embargo, dadas las rápidas mutaciones genéticas de las células cancerígenas, la efectividad de este abordaje terapéutico se ha visto un tanto comprometida.

No obstante, recientemente, un equipo de científicos ha logrado reprogramar células cutáneas, tanto de seres humanos como de ratones, convirtiéndolas en unas células del sistema inmunológico llamadas células dendríticas. Esto podría mejorar la eficacia de las terapias basadas en la reprogramación del sistema inmune contra el cáncer.

Sorprendentemente, el maní podría ser la clave para tratar la alergia al maní

Investigadores reprograman células cutáneas en células del sistema inmunológico

Como parte del sistema inmunológico, las células dendríticas funcionan como centinelas. Esto quiere decir que estas células cumplen el rol de escanear constantemente los tejidos del organismo a fin de encontrar agentes extraños, como bacterias, virus y células cancerosas, para devorarlos. Luego de ello, descomponen estas moléculas en pedazos más pequeños, llamados antígenos, para presentárselos a las células T, también llamadas asesinas naturales.

Esto permite que las células T aprendan a identificar los agentes infecciosos para atacarlos. No obstante, el cáncer suele afectar a las células dendríticas haciéndolas disfuncionales. Por tanto, resulta imperante desarrollar métodos que permitan una mayor generación de estas células para luchar contra esta enfermedad.

Sobre la base de esto, un equipo de científicos de la Universidad de Lung ha logrado reprogramar células cutáneas, convirtiéndolas en células dendríticas gracias a un método llamado reprogramación directa.

En primer lugar, se identificaron tres proteínas necesarias para modificar las células a fin de que se transformen en células dendríticas; a saber PU.1, IRF8 y BATF3. Posteriormente, se modificaron estas proteínas y se logró cultivar millones de células dendríticas en tan solo nueve días.

Asimismo, los investigadores demostraron que estas células reprogramadas tienen la capacidad de cumplir su función tal como lo harían las células dendríticas naturales. De hecho, fue posible dirigirlas hacia un objetivo particular al presentarles un antígeno específico antes de introducirlas en el organismo. Esto representa un mundo de posibilidades a la hora de diseñar terapias inmunológicas contra el cáncer.

La idea es lograr que el sistema inmunológico ataque al cáncer de forma eficiente

Estos hallazgos podrían revolucionar el campo de la inmunoterapia contra el cáncer.

Teniendo en cuenta que las células cancerígenas mutan constantemente, el sistema inmunológico, en condiciones normales, encuentra dificultades a la hora de actuar contra la enfermedad. No obstante, gracias a los nuevos hallazgos, sería posible superar esta limitación.

A grandes rasgos, sería posible inyectar las proteínas de reprogramación directamente en los tumores, a fin de estimular el sistema inmunológico para que los ataque. En este caso, las células reprogramadas atacarían directamente los antígenos presentados, desplegando por completo los sistemas de defensa del sistema inmunológico propios del organismo en cuestión.

Esto es lo que ocurre en tu sistema inmune cuando experimentas malestar emocional

Adicionalmente, dado que la reprogramación se haría usando células propias del paciente, esto disminuiría las probabilidades de rechazo ante el procedimiento. Por tanto, se trata de una solución prometedora que podría revolucionar el campo de la inmunoterapia contra el cáncer.

En última instancia, los investigadores se encuentran evaluando las posibilidades en torno a la reprogramación de otros tipos de células dendríticas, a fin de tener todo un abanico de funciones inmunológicas a la mano. Así, al comprender los mecanismos que subyacen al funcionamiento de este tipo de células, sería posible echar mano de todos los recursos disponibles para acabar con las células cancerígenas.

Referencia: Direct reprogramming of fibroblasts into antigen-presenting dendritic cells, (2018). https://www.doi.org/10.1126/sciimmunol.aau4292

Más en TekCrispy