Uno de los tratamientos para aliviar los síntomas debilitantes de la enfermedad de Parkinson, la epilepsia, la depresión y otros trastornos neurológicos, se enfoca en la estimulación cerebral eléctrica profunda.

Pero se trata de un procedimiento complejo y desalentador. Los cirujanos deben cortar el cráneo para exponer el cerebro y estimularlo directamente, y como es de esperar, este tipo de cirugía cerebral abierta conlleva una larga lista de riesgos.

Científicos asocian contaminación del aire con trastornos neurológicos como autismo y Alzheimer

Menos invasivo

En un esfuerzo por contar con una alternativa menos invasiva, un equipo de investigadores de la Universidad de Melbourne en Australia, ha desarrollado un pequeño dispositivo de estimulación cerebral, el cual se implanta en los vasos sanguíneos junto a la corteza motora del cerebro, con un procedimiento mínimamente invasivo que involucra sólo una pequeña incisión en el cuello.

El dispositivo se inserta en un vaso sanguíneo que se asienta sobre la corteza motora. Una vez en su lugar, se expande para presionar los electrodos contra la pared del vaso cerca del cerebro, donde puede registrar información neuronal y suministrar estimulación eléctrica.

El dispositivo, llamado Stentrode, mide sólo 4 milímetros de diámetro y está elaborado de una  fuerte pero muy flexible aleación llamada nitinol.

En el año 2016, los investigadores demostraron que el dispositivo podía registrar señales neuronales en el cerebro. Ahora, han logrado que el mismo dispositivo transmita impulsos eléctricos directamente a áreas específicas del cerebro, lo que se conoce como estimulación cerebral focal.

En una prueba de concepto realizada en ovejas, por primera vez, los investigadores lograron aplicar estimulación cerebral utilizando un dispositivo implantado permanentemente dentro de un vaso sanguíneo, un enfoque que contrasta con la invasiva estimulación cerebral directa.

El Stentrode se coloca utilizando una técnica quirúrgica mínimamente invasiva. Los cirujanos usan un microcable y un microcatéter para desplegarlo en la ubicación deseada, guiados por angiografía de contraste, una técnica especial de rayos X que permite a los médicos ver dentro de los vasos sanguíneos. Una vez en su lugar, se opera de forma inalámbrica.

Más accesible y menos costoso

Los investigadores puntualizan que este dispositivo se perfila como una potencial opción de tratamiento más accesible y menos costosa para los pacientes, y a diferencia de algunos implantes cerebrales, el Stentrode no ha causado inflamación o rechazo cerebral en los estudios realizados hasta ahora.

El Stentrode es un pequeño dispositivo elaborado de una fuerte pero muy flexible aleación llamada nitinol.

Debido a la evidencia que el Stentrode gestiona la comunicación bidireccional, actuando esencialmente como un circuito de retroalimentación dentro del cerebro, el dispositivo pudiera tener aplicaciones para ayudar a las personas con lesiones de la médula espinal a controlar las prótesis con su cerebro.

Desarrollan método para la evaluación del riesgo luego de la recuperación de la hepatitis C

Los autores manifiestan que el siguiente paso es investigar los parámetros de estimulación, descubrir la corriente más baja posible que requiere el dispositivo y hacerlo lo más seguro posible, antes de pasar a las pruebas en humanos.

En este punto, los investigadores resaltan que los resultados de la prueba concepto, muestran la seguridad y eficacia del dispositivo y respaldan el avance de la tecnología a ensayos clínicos en humanos.

Referencia: Focal stimulation of the sheep motor cortex with a chronically implanted minimally invasive electrode array mounted on an endovascular stent. Nature Biomedical Engineering, 2018. http://dx.doi.org/10.1038/s41551-018-0321-z

Más en TekCrispy