La contaminación y el calentamiento global amenazan la vida en la Tierra. Esto es especialmente cierto al hablar de la Gran Barrera de Coral, el mayor arrecife de coral del mundo. Investigaciones previas han demostrado cómo este gran ecosistema, que alberga una importante muestra de vida marina, se ve amenazado por la acción del hombre.

Sin embargo, de acuerdo a un estudio reciente, todo parecen indicar que la Gran Barrera de Coral se está recuperando y haciéndose más resistente. No obstante, algunas especies de coral han mostrado una mejor evolución que otras; esto significa que en unos años, el gran arrecife podría tener un aspecto muy distinto al actual.

La Tierra cuenta con más vegetación: ¿qué tan positiva es esta noticia?

En 2016, las olas de calor mataron la mitad del coral de la Gran Barrera de Coral

La Gran Barrera de Coral es el mayor arrecife de coral en todo el mundo. Este arrecife está situado en el mar del Coral, al nordeste de Australia. Este es el hogar de numerosas especies de gran importancia para la vida marina. No obstante, este ecosistema se ha visto peligrosamente amenazado gracias al calentamiento global.

Específicamente, las constantes olas de calor que se produjeron entre 2016 y principios de 2017 causaron la muerte de la mitad del coral que compone a este arrecife de 2300 kilómetros de extensión.  No obstante, evaluaciones recientes demuestran que, a pesar de que las olas de calor posteriores fueron más extremas, la Gran Barrera de Coral ha sobrevivido satisfactoriamente.

Esto podría significar que el coral se está haciendo más resistente, lo que garantizaría su supervivencia. Aun así, hay especies de coral que están mostrando una mejor evolución que otras; esto quiere decir que el aspecto de la Gran Barrera de Coral podría ser muy distinto en el futuro en comparación con el que conocemos actualmente.

En este sentido, a pesar de que el calor fue más intenso, el coral se decoloró en menor proporción. De hecho, se descubrió que fue necesario el doble de la cantidad de estrés relacionado a altas temperaturas para que se produjeran los mismos niveles de daño observados en las olas de calor previas.

La Gran Barrera de Coral podría estar haciéndose más resistente al calor

Los cambios en la Gran Barrera de Coral podrían afectar al ecosistema.

Tal como lo demuestran estudios recientes, la Gran Barrera de Coral podría estar haciéndose cada vez más resistentes a las condiciones climáticas producidas por la contaminación. Al respecto, los expertos plantean varias hipótesis.

En primer lugar, existe la posibilidad de que los corales se estén adaptando progresivamente a temperaturas cada vez más altas gracias a la activación de distintos genes; sin embargo, estos mecanismos deben ser verificados a nivel experimental.

Por otro lado, los investigadores plantean que probablemente los corales que lograron sobrevivir a las primeras olas de calor eran especies más resistentes. Por lo tanto, tienen una mayor capacidad de resistir el estrés asociado al aumento de las temperaturas.

En esta línea, se observó que los corales en forma de cúpula mostraban más probabilidades de supervivencia que otros tipos de corales, como los de mesa y los ratificados. Así, todo parece indicar que el proceso de selección natural podría estar involucrado en el fenómeno.

El cambio climático podría afectar la salud cardiovascular de los bebés

Sobre esto, los expertos aseguran que la pérdida de determinadas especies de coral podría afectar a los organismos que hacen vida en la Gran Barrera de Coral. En pocas palabras, si bien gozaremos de este arrecife por unos cuantos años más, su aspecto no será el mismo y esto afectará el ecosistema.

Finalmente, se estima que el próximo verano será particularmente caluroso, por lo que será necesario mantener un seguimiento constante a fin de vigilar la evolución de la Gran Barrera de Coral.

Referencia: Ecological memory modifies the cumulative impact of recurrent climate extremes, (2018). https://doi.org/10.1038/s41558-018-0351-2

Más en TekCrispy