Mientras se afinan detalles para la misión de dos años que la NASA llevará a cabo en suelo marciano a través de la sonda InSight, la nave ha comenzado a desplegar su brazo robótico de casi 2 metros de longitud sobre la superficie del Planeta Rojo.

Este brazo robótico es uno de los elementos clave de la misión de la NASA, ya que será utilizado para llevar a cabo estudios sobre el suelo de Marte. Además, la pieza se utilizará durante los próximos 3 meses para analizar la sonda en busca de daños y para calibrar las herramientas.

InSight se ha mantenido bastante activa desde que aterrizó en la superficie de Marte el pasado 26 de noviembre. La sonda envió imágenes para mostrar su correcto funcionamiento, activ

A partir de ahora, el brazo robótico se dedicará a la meticulosa labor de revisar los sistemas internos de la nave y recoger los instrumentos científicos de la cubierta del módulo de aterrizaje para colocarlos en la llanura de lava ‘Elysium Planitia’, lugar donde aterrizó InSight.

¿Cómo se ve la luna desde los distintos hemisferios terrestres?

Para lograrlo, los científicos a cargo de la misión en el Laboratorio de Propulsión a Chorro en Pasadena, California, ordenaron a InSight desplegar su brazo robótico, que cuenta con una cámara en su codo para revisar la correcta implementación de las herramientas. Además, el brazo permitirá examinar el área circundante de la sonda.

En la semana y media que InSight ha estado sobre suelo marciano probando sus sistemas, el sistema meteorológico de la nave ha recopilado datos sobre la temperatura, el campo magnético y las condiciones del viento en Marte. Asimismo, InSight ha detectado un torbellino de polvo que ha pasado por la zona de aterrizaje y ha ocasionado una disminución repentina de la presión de aire.

Más allá de esto, el objetivo final de la misión InSight es comprender de manera exacta las condiciones geológicas de Marte, para lo que se necesitará la colocación de un sismómetro e incluso un sistema de perforación profunda. La complejidad de este hito es obvia, razón por la cual la NASA ha decidido pasar los primeros tres meses de InSight en el Planeta Rojo estudiando la zona y optimizando sus instrumentos antes de ejecutar cualquier estudio en profundidad.

Más en TekCrispy