Sin duda alguna, en los últimos años se ha observado cómo los roles de género han ido cambiando progresivamente. Así, cada vez son más las mujeres que se convierten en las proveedoras económicas del hogar, mientras el hombre se dedica a las tareas domésticas.

No obstante, es probable que estos cambios no se estén llevando a cabo de forma equilibrada. Al respecto, de acuerdo a los resultados de un estudio reciente, muchas mujeres toman sus decisiones profesionales en función de su percepción respecto al rol que debe cumplir el hombre en el hogar.

Tinder prueba función para ofrecer mayor control de seguridad a las mujeres

¿Cómo influyen los roles de género sobre las decisiones profesionales de las mujeres?

Las mujeres que recibieron información sobre un aumento en la tendencia de hombres que se dedican al hogar tuvieron más probabilidades de imaginarse siendo el sostén económico de su familia.

Típicamente, se espera que el hombre sea el proveedor del hogar, mientras que la mujer se dedica a la crianza de los hijos y a labores domésticas. Sin embargo, afortunadamente, este estereotipo sexista ha ido cambiando. Con el pasar de los años se ha observado que cada vez son más las mujeres que toman el rol de ser el sostén económico del hogar, desarrollándose profesionalmente, mientras el hombre se queda en casa ocupándose de las tareas domésticas.

No obstante, los resultados de un estudio sugieren que estos cambios en la perspectiva de género podrían estarse llevando a cabo de forma desproporcionada. En líneas generales, se observó que cuando las mujeres perciben que cada vez son más los hombres que deciden dedicarse a labores domésticas, es más probable que se proyecten a futuro como el sostén económico de su familia futura.

Por el contrario, cuando las mujeres perciben que las tasas de hombres que se dedican a tareas domésticas son inferiores, es menos probable que se imaginen desarrollándose profesional y económicamente. Para concluir esto, un equipo de investigadores llevó a cabo un experimento de forma simultánea en Canadá y en los Estados Unidos.

Muchas mujeres basan sus decisiones profesionales sobre sus expectativas respecto al rol del hombre en el hogar

Específicamente, se trabajó con estudiantes universitarias solteras con edades comprendidas entre los 18 y los 25 años. Así, se les hizo creer que estaban participando en un estudio sobre la influencia de ciertos datos estadísticos sobre la vida cotidiana.

Por tanto, se les presentó información en forma de gráficos sobre temas tales como las tasas de tabaquismo, el consumo de frutas y sobre el porcentaje de padres que deciden dedicarse a labores domésticas, entre otros. Posteriormente, se les solicitó que reportaran cómo imaginaban su vida en los siguientes 15 años, especialmente en temas relacionados a la conformación de una familia.

Sin embargo, no todas las participantes fueron expuestas a la misma información. Mientras que a algunas participantes se les indicó que cada vez era más alto el porcentaje de hombres que se quedaban en casa mientras su esposa trabajaba, dando a entender que era una tendencia en aumento, a las demás se les indicó que estos números se habían mantenido estables, por lo que no se esperaba un aumento significativo en los próximos años.

De esta manera, se observó que las mujeres que fueron expuestas a datos que reflejan un aumento en la tendencia de hombres que se dedican a labores domésticas tenían mayores probabilidades de imaginarse siendo el sostén económico de su familia.

Por su parte, las participantes a las que se les dio a entender que estas tasas no iban a aumentar en los próximos años tuvieron más probabilidades de proyectarse en el futuro como amas de casa.

Los roles de género han ido cambiando de forma asimétrica

La idea es que hombres y mujeres puedan equilibrar sus actividades de forma justa.

En resumen, se descubrió que si bien hay cambios en torno a las perspectivas de género,  la percepción de las mujeres sobre los roles que deben cumplir los hombres en el hogar, sigue siendo un factor determinante respecto a sus decisiones en el ámbito económico y profesional.

Aún existen prejuicios en torno a mujeres que desempeñan cargos intelectualmente desafiantes

Al respecto, los investigadores explican que los cambios observados en la ideología de género imperante han sido asimétricos; en este caso, si bien se ha observado cómo ha incrementado la inserción de las mujeres en el ámbito laboral, aún sobrecaen responsabilidades familiares desproporcionadas sobre las mujeres. Esto implica que los roles femeninos están cambiando de forma más rápida que los roles adjudicados a los hombres.

Sin embargo, aún es pronto para sacar conclusiones definitivas. Por el momento, se plantean nuevas investigaciones a fin de comprender cómo y qué tanto afectan las percepciones en torno a los roles masculinos de las mujeres sobre sus decisiones profesionales y si ocurre lo mismo en el caso de los hombres.

Referencia: Life in the Balance: Are Women’s Possible Selves Constrained by Men’s Domestic Involvement?, (2018). https://doi.org/10.1177/0146167218797294

Más en TekCrispy