Hace aproximadamente 252 millones de años, al final del período geológico conocido como el Pérmico, aproximadamente el 96 por ciento de los animales marinos se perdieron en el evento de extinción más grande en la historia de la Tierra.

Alrededor de ese mismo tiempo, en lo que hoy es Siberia, una serie de erupciones volcánicas liberaron enormes cantidades de gases de efecto invernadero a la atmósfera, causando un rápido aumento de las temperaturas en todo el mundo.

Científicos califican de “bomba de tiempo” el efecto del cambio climático en las aguas subterráneas

Incapacitados para respirar

Hasta ahora, la comunidad científica no tiene certeza de qué aspectos del clima fueron los que más contribuyeron con este evento de extinción masiva, conocido como la Gran Muerte.

Un modelo que imita las condiciones en el período Pérmico sugiere que los animales marinos esencialmente se asfixiaron en aguas cálidas desprovistas de oxígeno.

Una nueva investigación realizada por científicos de la Universidad de Washington y la Universidad de Stanford, combinó modelos de las condiciones oceánicas y el metabolismo animal, con datos de laboratorio publicados y registros paleoceanográficos, para atribuir el impacto de la Gran Muerte a dos causas principales: el calentamiento de las aguas del océano y la pérdida de oxígeno.

De acuerdo al estudio, en los océanos, la extinción masiva del periodo Pérmico fue causada por el calentamiento global que dejó a los animales incapacitados para respirar.

A medida que aumentaban las temperaturas y se aceleraba el metabolismo de los animales marinos, las aguas más cálidas no podían contener suficiente oxígeno para que pudieran sobrevivir.

Los investigadores ejecutaron un modelo climático con la configuración de la Tierra durante el Pérmico. Antes de que las erupciones volcánicas en Siberia crearan un planeta sobrecargado de gases de efecto invernadero, los océanos tenían temperaturas y niveles de oxígeno similares a los de hoy.

Posteriormente, los investigadores incrementaron la cantidad de gases de efecto invernadero en el modelo, al nivel requerido para hacer que las temperaturas en la superficie de los océanos tropicales aumentaran unos 10 grados centígrados (18 grados Fahrenheit).

Condiciones climáticas

El modelo mostró los dramáticos cambios resultantes. Los océanos perdieron alrededor del 80 por ciento de su oxígeno, y una parte importante del fondo marino, quedó completamente desprovista del vital gas.

Hay evidencia de que una serie de erupciones volcánicas ocurridas en lo que hoy es Siberia, precedieron el evento de extinción masiva del periodo Pérmico.

Para analizar estos efectos sobre las especies marinas, los investigadores consideraron las diferentes sensibilidades al oxígeno y la temperatura de 61 especies marinas modernas, incluidos crustáceos, peces, mariscos, corales y tiburones, utilizando mediciones de laboratorio publicadas.

Luego, los investigadores combinaron los rasgos de las especies con las simulaciones del paleoclima para predecir la geografía de la extinción.

En los últimos cien años el mundo moderno se ha calentado alrededor de 1 grado centígrado, un incremento de la temperatura impulsado principalmente por la liberación de gases de efecto invernadero producto de la quema de combustibles fósiles.

Mantener las calles en buen estado es clave para reducir las emisiones carbono

Este calentamiento ya está causando fuertes olas de calor, inundaciones e incendios forestales en todo el mundo, y los científicos advierten que el aumento de la temperatura podría alcanzar 3 grados centígrados o más para fines de siglo, a menos que haya reducciones radicales inmediatas de las emisiones.

Se espera que la tolerancia de los animales modernos a altas temperaturas y bajos niveles de oxígeno sea similar a los animales Pérmicos, ya que han evolucionado en condiciones ambientales similares.

Referencia: Temperature-dependent hypoxia explains biogeography and severity of end-Permian marine mass extinction. Science, 2018. https://doi.org/10.1126/science.aat1327

 

Más en TekCrispy