A la mayoría de los niños les encanta dibujar; sin embargo, a medida que crecemos, vamos perdiendo este hábito y cada vez dibujamos menos. No obstante, de acuerdo a los resultados de un estudio reciente, dibujar es la mejor forma de consolidar la memoria.

Tras comparar una serie de estrategias mnémicas, un equipo de investigadores ha llegado a la conclusión de que cuando las personas dibujan tienen más posibilidades de aprender y recordar lo que estaban dibujando. Aún más, este efecto se ve potenciado en las personas mayores. Esto puede tener importantes implicaciones a la hora de diseñar abordajes terapéuticos dirigidos a tratar la demencia.

No, ser multitarea no es un sinónimo de eficiencia

El dibujo es la estrategia idónea para recordar información novedosa

Son muchas las investigaciones que demuestran los beneficios de dibujar. Entre otras cosas, el dibujo aumenta la creatividad, favorece la expresión emocional y puede producir sensaciones de relajación que nos ayudan a lidiar con el estrés. Aún más, de acuerdo a una investigación reciente, dibujar podría ser el mejor método para retener información nueva.

El estudio en cuestión estuvo a cargo de un grupo de investigadores adscritos a la Universidad de Waterloo, quienes descubrieron que cuando las personas dibujan, a pesar de que no lo hagan a nivel profesional, muestran una mejor capacidad de memoria en comparación con otras estrategias mnémicas.

Para concluir esto, los investigadores trabajaron tanto con personas jóvenes como con personas mayores, a quienes se les solicitó que emplearan varias estrategias mnémicas con el objetivo de recordar diferentes grupos de palabras. Específicamente, se compararon técnicas tales como dibujar, escribir y hacer listas respecto a los atributos físicos de las palabras que funcionaron como estímulos de prueba.

Posterior a ello, se evaluó la capacidad de los participantes de recordar estas listas de palabras. De esta manera, se observó que tanto los jóvenes como las personas mayores recordaban de mejor manera las palabras cuando las habían dibujado que cuando se habían puesto en marcha las otras estrategias. Lo que es aún más sorprendente es que este efecto se mostró de forma más marcada en las personas mayores.

Dibujar podría ayudar a las personas con demencia a almacenar recuerdos importantes

En los adultos mayores se observó que dibujar era aún más beneficioso para su memoria.

A medida que las personas envejecen, se van perdiendo capacidades de memoria. Esto se debe a que las estructuras cerebrales asociadas a este proceso mental, tal como el hipocampo, los lóbulos temporales y frontales, se van deteriorando con el paso del tiempo.

No obstante, otras estructuras se mantienen intactas a pesar del tiempo; tal es el caso de las regiones cerebrales encargadas del procesamiento visoespacial. Esto podría explicar por qué el dibujo es la mejor manera de potenciar la memoria, especialmente en las personas mayores.

¿Por qué los recuerdos traumáticos son tan difíciles de olvidar?

Por tanto, los investigadores concluyen que el dibujo podría mejorar la memoria en una gran variedad de actividades; además, lo simple de la estrategia garantiza que puede ser implementada en muchos entornos y con diferentes tipos de personas.

En este caso, se cree que el dibujo podría ayudar a las personas con demencia a aprovechar al máximo las estructuras cerebrales que aún conservan en buen estado. De hecho, estos hallazgos podrían traducirse en intervenciones terapéuticas dirigidas a ayudar a los pacientes con demencia a guardar en su memoria recuerdos importantes a pesar de la enfermedad.

Referencia: Drawing as an Encoding Tool: Memorial Benefits in Younger and Older Adults, (2018). https://doi.org/10.1080/0361073X.2018.1521432

Más en TekCrispy