Cuando un cáncer se propaga desde su ubicación primaria a otras partes del cuerpo, se vuelve increíblemente difícil de tratar, por lo que es vital encontrar un biomarcador eficaz que indique el potencial metastático de las células cancerígenas.

En este sentido, una investigación realizada por científicos de la Universidad de California en San Diego (UCSD), informa sobre el desarrollo de nuevos biosensores que pueden detectar el potencial metastásico de las células cancerosas individuales.

Las personas con obesidad responden mejor a terapia contra el cáncer, ¿por qué?

Predecir la metástasis

Se espera que los hallazgos de esta investigación se puedan utilizar para producir un sistema que permita a los médicos determinar con precisión la probabilidad de propagación de un cáncer.

El equipo de investigación logró diseñar un biosensor que produce una señal fluorescente para indicar la tendencia metastásica de la célula.

Básicamente, la metástasis consiste en la propagación de células cancerosas invasivas desde el sitio original de un tumor a partes distantes del cuerpo, y es la principal causa de muerte en personas con cáncer.

La Dra. Pradipta Ghosh, catedrática en el Departamento de Medicina Celular y Molecular de la UCSD y autora principal del estudio, explicó:

“El cáncer no sería tan devastador si no hiciera metástasis. Aunque hay muchas maneras de detectar metástasis una vez que ha ocurrido, no hay nada disponible para predecir el potencial de una célula tumoral para hacer metástasis en el futuro”.

Las células cancerosas alteran las comunicaciones celulares normales al secuestrar una de las muchas vías de señalización para permitir que se produzca la metástasis. A medida que las células tumorales se adaptan al medio ambiente o al tratamiento del cáncer, es difícil predecir qué vía se utilizará.

Al comparar proteínas y modificaciones de proteínas en tejidos normales contra todos los tejidos cancerosos, los investigadores identificaron una proteína particular y su modificación única llamada CCDC88A fosforilada en tirosina (GIV / Girdin).

Los análisis comparativos indicaron que esta modificación podría representar un punto de convergencia de múltiples vías de señalización comúnmente secuestradas por células tumorales durante la metástasis.

Un monitor efectivo

Sobre la base de esta observación, el equipo diseñó un nuevo biosensor que podría monitorear de manera efectiva la progresión de esta modificación y desencadenar una señal fluorescente para indicar una medición de la tendencia metastásica de la célula.

Dra. Pradipta Ghosh, autora principal del estudio.

Esencialmente, el sensor se ilumina cuando se encuentra con una celda que probablemente haga metástasis.

Nanopartículas de oro podrían ser clave para el rápido diagnóstico del cáncer

En esta etapa, los investigadores presentan el trabajo como una prueba de concepto, sólo demostrado en células tumorales cultivadas en laboratorio y no en un cuerpo vivo.

Los autores concuerdan en la necesidad de seguir trabajando en la tecnología de sensores antes de poder completar cualquier estudio in vivo. Sin embargo, esta es una hoja de ruta emocionante para un futuro dispositivo de diagnóstico, que literalmente podría monitorear un tumor en tiempo real dentro del cuerpo humano, notificando a los médicos cuándo es más probable que el cáncer comience a propagarse.

Referencia: Single-Cell Imaging of Metastatic Potential of Cancer Cells. iScience, 2018. https://doi.org/10.1016/j.isci.2018.11.022

Más en TekCrispy